• domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 03:10

 

 
 

Opinión / A mí no me líe

Una bofetada que te espabilara tu borrachera de pija fulana

Por Javier Ancín 15 noviembre, 2018 - 10:02

El domingo corrí la Behobia. Una aventura como esa hay pocas. Y tan cerca de Irroña. En esa carrera de veinte kilómetros aprendes más de la vida, de ti, de los retos, de los objetivos, de los límites y de lo que te rodea más que en cinco años de paseos por la Taconera dando de comer a los patos, donde algo también se aprende sobre el ser humano.

Uxue Barkos posa sonriente junto a la Chula Potra, la cantante abertzale y machista que aboga por agredir a mujeres.
Uxue Barkos posa sonriente junto a la Chula Potra, la cantante abertzale y machista que aboga por agredir a mujeres que no piensen como ella.

Quería venir aquí a levantar un relato épico, un delirante cantar de gesta, sobre la locura de cómo corrí lesionado desde el principio y esas mierdas sobre superación de coach de tercera pero ha sido imposible, el Gobierno de Navarra se empeña en no dejarme dar rienda suelta a mi lirismo.

Otra vez será ese relato en el que quería dejar para la posteridad cómo, cuando estuve a punto de retirarme, pasando por Pasajes, mirando hacia su casa natal, a cinco de meta, tras quince atronadores kilómetros superados, el espíritu de Blas de Lezo se apoderó de mi egregia figura y me hizo correr como él nos enseñó, con toda su grandeza de Medio hombre: con una sola pierna, a la pata coja. Fue un puto drama pero llegué. Una lástima que se me tenga que cruzar delante de nuevo las majaderías de Skolae y haya que dedicarse a lo urgente. Solo diré dos cosas.

Una, que allí estábamos 30.000 paisanos de mil sitios, aquello sí que parecía España, colega, cada uno con su dorsal, numerados, y había como cuatro o cinco veces más gente que en aquella manifa de los de Alsasua que el Boletín Oficial contabilizó, exageradamente en portada, como los 50.000 hijos de san Koldo.

Dos, las risas que me pude echar cuando un tío que trotaba delante de mí y al que seguí unos cuantos minutos porque íbamos al mismo ritmo, se arrancó la estelada que llevaba al cuello como una capa, harto, y la tiró a la cuneta. Más o menos en el kilómetro 14. Cuando hay que sobrevivir, hay cosas que sobran, entre ellas, las fantasías. Si quieres seguir vivo en Territorio Comanche, más te vale aferrarte a la realidad y dejarte de sandeces.

Yo quería hablar de todo eso, Carros de fuego II, pero al final la actualidad manda: las gilipolleces del Skolae, pues las gilipolleces del Skolae.

Si el otro día nos desayunábamos con las pajas de los niños en clase, hoy toca la unidad didáctica de las canciones perturbadoras, cargadas de pecados laicos, para el oído infantil que no deben escuchar. Para los que se la agarran con papel de fumar es verdad, el Gobierno de Barkos no ha censurado nada, ha hecho algo peor. Coge un listado de canciones y las acusa, así, sin despeinarse, de promover el sexismo y la violencia machista. Con dos cojones.

Peligrosos grupos ñoños, como Amaral, promueven el sexismo. O Shakira o El Canto del loco... o Juanes, Melendi. Que son una puta mierda musical, vale, ¿pero que fomentan el sexismo? Venga ya.

Si, por ejemplo, a nuestro jabato alcalde le hubiera dado por censurar arbitrariamente a Vetusta Morla -grupo al que no soporto por mil historias, muchas de ellas subjetivas pero otras bien objetivas- contaba con mi voto hasta que no tuviera acera por destrozar de Pamplona, pero que tenga que venir yo a defender esos grupos no se lo perdonaré nunca ni a él ni a todo el nacionalismo vasco reinante en Navarra. Jamás. En la puta vida.

Especialmente desagradable -para echar la pota, vamos- es que en ese listado de canciones malas, laicamente pecaminosas, que promueven el sexismo esté una de Nena Daconte, dedicada a una hija que perdió estando embarazada. Hace falta ser un poco, si lo escribo me echan del planeta, para decir que una canción que dedicas a tu hija muerta  antes de nacer, al amor que tenias reservado para ella y que ya nunca podrá ser entregado, promueve el sexismo. En el gobierno de Navarra o se han vuelto todos absolutamente locos o son una gentuza de flipar. No descartable las dos cosas a la vez, ojo.

Si querían denunciar canciones que promueven el sexismo o la violencia machista lo tenían más fácil, joder. Cogen la que la Chula Potra dedicó a Barcina (empezaba así "Una bofetada que te espabilara tu borrachera de pija fulana, te sacara del tiesto, mujer florero, del capital, la puta más cara..." y continuaba igual, "Una bofetada para partirte el útero, buen aire te meta, que te estremezca, te haga hembra a ti, la yupi seca. Con un orgasmo perdieras la compostura, te devolviera a la vida, ablandara tu cara dura, bruja mala, fría, calculadora) y acababan antes.

Pero claro, a esa rapera el ayuntamiento de Asirón, que rima con más hipócrita que el copón, la contrató unos Sanfermines para que cantara esa letra sobre la anterior alcaldesa y quedaría feo. Feo y retratado... el ayuntamiento batasuno. Ese es el feminismo que promueve el nacionalismo vasco que campa a sus anchas en Irroña, hostiar a las mujeres que no son de su cuerda. Y llamarlas putas. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una bofetada que te espabilara tu borrachera de pija fulana