• jueves, 18 de agosto de 2022
  • Actualizado 13:22

Opinión / A mí no me líe

El bulo de los pinchazos

Por Javier Ancín 05 agosto, 2022 - 9:01

"Si hay una manifa, ponte delante, no intentes disolverla razonando con ella, que pareces nuevo, que eso es de primero de político actual, que no lo vas a conseguir y saldrás del trance trasquilado".

Ningún médico ha encontrado sustancia alguna ni ningún policía ha constatado ninguna violación por este método del pinchazo, rebautizado ahora con el rimbombante nombre de sumisión química. Hasta aquí la realidad.

Pero qué más da, el bulo ya ha corrido ladera abajo, no hay quien lo pare y si te pones delante, te arrolla. Toda trola para que coja vuelo debe de tener algo de verdad y aquí la verdad es que a una cría de 13 años, en un contexto completamente diferente al de las noches discotequeras, que estaba según las informaciones hasta con sus padres, le inyectaron, vamos a decir supuestamente porque nada de esto está claro, éxtasis líquido. Se sospecha, según las mismas informaciones, de un grupo de hombres de unos 50 años.

Y después... después ya no hubo nada más, solo el miedo, la paranoia colectiva, los ataques de pánico... que hicieron el resto. Los bulos sobre bulos se fueron amontonando pero cualquiera se mete a decir que piensen un poco. ¿No serás un negacionista de esos? Facha. Machirulo. Cancelado.

Para qué vas a intentar desmontar un bulo, con la energía que hace falta malgastar inútilmente y que ahora hay que ahorrar por orden del gobierno, súbete a él y legisla como el primer crédulo. Si hay una manifa, ponte delante, no intentes disolverla razonando con ella, que pareces nuevo, que eso es de primero de político actual, que no lo vas a conseguir y saldrás del trance trasquilado. Además, si combates algo que no es real siempre serás el vencedor de la batalla. Hemos derrotado a los pinchazos (que no existen), votadnos.

Este episodio que estamos viviendo me recuerda a otro similar de mis tiempos en los que curré para una petrolera, que se decidió legislar contra los móviles en las gasolineras por un bulo porque era más sencillo que intentar desmontar la mentira.

Jamás explotó ninguna estación por un móvil pero como la gente lo pedía... dale, que lo prohíban, qué más nos da, no vamos a dejar de vender gasolina por eso. Para qué perder tiempo en explicar que es imposible, si la gente ya ha decidido creer que un móvil en una gasolinera es peligroso. Si decidiera la gente que era peligroso llevar una camiseta de rayas mientras echabas combustible, las hubieran prohibido igual. No hay que ir contra la gente, que además de no conseguir tu objetivo de convencerla de su error, es muy cansado intentarlo con quien ha decidido que prefiere creer el engaño. Hemos salvado millones de vidas prohibiendo los móviles en las gasolineras, votadnos.

Hoy, si van a una estación de servicio, aún están las pegatinas de prohibido móviles al lado de las nuevas de descárgate nuestra aplicación y paga cómodamente con el móvil, que además tiene descuento. Si aquel bulo fuera verdad, cada día reventarían estaciones de servicio por todo el mundo.

Todas las leyendas urbanas para que triunfen tienen un entronque histórico que se repite por su potencia narrativa y este no iba a ser diferente, que si se fijan es la actualización del cuento de la Bella Durmiente y su pinchazo con el huso de una rueca, que le deja a la joven sumida en un profundo sueño involuntario... pero por otros vericuetos. Lo que no es bulo tradicional, es bulo plagiado, ya ven ustedes, lo de siempre.

Cuando yo era crío, a medio país que estaba viendo ese programa, ojo, no a los que no lo estaban viendo, que también, días después, les convencieron de que habían visto un episodio donde se mezclaban un perro, un bote de mermelada, una joven, su bisectriz y Ricky Martin, aunque jamás lo llegaran a ver... porque nunca sucedió. Fue más complicado decir, mira, yo estaba viendo ese programa y no pasó nada que subirse a la ola con todos y concluir, sí, sí... yo también lo vi, bueno, en ese momento estaba en el baño o en la cocina cogiendo algo de la nevera y no lo vi muy bien pero sucedió, de verdad, créeme. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El bulo de los pinchazos