Opinión / A mí no me líe

La tribu nada tiene que ver con una república

Por Javier Ancín 05 febrero, 2020 - 9:36

Y allí se plantaron, con el rótulo de la institución que dicen que es fascista detrás, a decirnos que ellos solo quieren derribarlo todo porque aquí no hay libertad y todo es opresión.

Mireia Vehí (CUP), Oskar Matute (EH Bildu), Gabriel Rufián (ERC), Laura Borràs (JxCat) y Nestor Rego (BNG) en la comparecencia para negar la libertad y la democracia en el Congreso de los Diputados.
Mireia Vehí (CUP), Oskar Matute (EH Bildu), Gabriel Rufián (ERC), Laura Borràs (JxCat) y Nestor Rego (BNG) en la comparecencia para negar la libertad y la democracia en el Congreso de los Diputados.

Comenzó la legislatura y la carcunda de los Rufianes y de los Matutes Garcías de Jalón, con k, plantaron al jefe del estado, que es como plantar al estado, al de bienestar, que tanto dicen defender, también, o sobre todo. Plantaron al estado del que tan generosamente cobran porque dicen que el estado es viejo, y ellos, lo nuevo, el futuro... siempre atornillado al pasado, la mayor parte de él, inventado. Ayer, por ejemplo, comenzó en Álava el juicio al mayor fraude arqueológico del que como el historiador que un día fui, conozco: la ida de olla nacionalista de Iruña-Veleia que quiso cambiar la historia mundial, con dos cojones y mucho dinero público, y del que esta semana les habló por aquí mi amigo Laporte. Ay, mi Euskadistán... qué Euskadistán eres.

Comenzó la legislatura y quieren hacernos creer que lo carca es lo nuestro, que nosotros, que defendemos el periodo de más prosperidad y más libertad y mayor pluralidad de la historia de España, estamos equivocados. Que el sistema democrático que se articula con la constitución del 78 no sirve, está obsoleto, hay que derribarlo.

Y allí se plantaron, con el rótulo de la institución que dicen que es fascista detrás, y sus micrófonos y sus focos, el congreso de los diputados totalmente a su servicio, a decirnos que ellos solo quieren derribarlo todo porque aquí no hay libertad y todo es opresión.

Ellos son, siendo benévolos, disidentes de nuestro sistema democrático del 78. Y lo pregonan desde esas instituciones que desprecian sin límite ni problema alguno.

Siempre que veo estas escenas, la generosidad de las instituciones con los que solo están en ellas para destrozarlas, me hago la misma pregunta. ¿Permitirían ellos la disidencia? ¿Permitirían ellos el sabotaje constante a su régimen si llegaran a conseguirlo?

‪Hace una semana, a las puertas del donostiarra bar la Cepa, donde el nacionalismo le pegó un tiro en la cabeza, pusieron una placa en el suelo de la calle para recordar a Gregorio Ordóñez. Una semana después ya han intentado arrancarla y la han cubierto de pintura negra. Esto es el nacionalismo vasco, te asesinan y después quieren asesinar también tu recuerdo.

Volvamos, de nuevo, a la pregunta inicial. ¿Aceptarían un partido disidente en su régimen?

No, claro que no. El nacionalismo no soporta ni una placa de recuerdo a uno de los que ellos asesinaron, va a permitirte hacer política en su régimen, sí, y para colmo... política disidente. Les molestan hasta los muertos, imagínate cómo les sacan de quicio los vivos que se oponen a su fantasmagórico proyecto liberticida.

Lo llamarían república, vasca o catalana o de Bollullos de allá abajo, pero las palabras sin hechos solo son una cáscara vacía que lo aguanta todo. Lo llamarían república como lo podrían haber llamado imperio o comuna hippie o concesionario de coches, parque tecnológico, feria de muestras o batzoki. Qué más da... si en realidad son lo de siempre, una tribu cavernaria.

La tribu nada tiene que ver con una república, lo digo por todo esos partidos nacionalistas tribales que van de republicanos y solo aspiran a fundar regímenes de pensamiento único, antirrepublicano. Los valores republicanos son los cimientos del sistema en el que vivimos y opuesta a lo que proponen ellos, la identificación de la nación con una ideología, así, si atacas a la ideología atacas a la nación. Solo puedes hacer política si asumes los postulados nacionalistas si no lo haces, eres un enemigo de la nación. Si no abrazas ese credo no eres la oposición, eres el traidor. Jugada maestra. Puro fascismo.

¿Pero a quién le puede sorprender a estas alturas? ¿Si se ha blanqueado la consecuencia, el terrorismo, como no se iba a blanquear el nacionalismo fascista, valga la redundancia, que es el origen? Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La tribu nada tiene que ver con una república