• miércoles, 21 de abril de 2021
  • Actualizado 04:22

 

 
 

Opinión / A mí no me líe

Trump termina en P de PSOE y Podemos

Por Javier Ancín 08 enero, 2021 - 10:45

"Fuera de la ley no hay nada defendible, no hay nada que merezca la pena. No hay prosperidad ni vida. Sólo hay caos y muerte".

GRA257. SAN SEBASTIAN, 05/03/2016.- El dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi durante el acto político de celebración por su excarcelación, que salió de prisión el 1 de marzo tras cumplir una pena de seis años y medio de prisión por intentar reconstruir la ilegalizada Batasuna, hoy en San Sebastián. EFE/Javier Etxezarreta.
El dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi durante el acto político de celebración por su excarcelación. EFE/Javier Etxezarreta.

Por si no teníamos suficiente con el año que hemos dejado atrás, viene el siguiente cargadito de la misma ilusión. Qué fácil es desestabilizar una democracia liberal, el único sistema que ha demostrado en el siglo XX y XXI que bajo su paraguas, la vida de las personas mejora exponencialmente. Acojona ver cómo hasta un país que nació constitucional como EEUU, cuatro frikis pueden agitar sus instituciones con una facilidad sorprendente.

Alguno dirá que no pasa nada y que solo ha sido un circo pero la historia demuestra que no pasa nada hasta que la racha de viento que mil veces ha soplado contra el puente, encuentra eso que llaman en física efecto de resonancia y lo agita de una forma tan imparable que solo cesa cuando lo destroza.

El ejemplo clásico sobre este efecto es puente de Tacoma, busquen las filmaciones en internet, es muy ilustrativo ver el colapso de su estructura para comprender la metáfora que intento transmitir.

No es broma. Nunca. Por muy grotescos que nos resulten estos movimientos sabemos cómo empiezan pero no cómo pueden terminar si encuentran ese punto de agitación física perfecta. 

Si cruzamos el charco y aterrizamos de nuevo en España podemos buscar más paralelismos. Si algo ha hecho el trumpismo es poner frente a su espejo a toda la izquierda y nacionalistas, valga la redundancia, que padecemos en nuestro país. Andan como locos soltando tuits intentando convencernos de que aunque comparten métodos, no son los mismo. Lo que no saben ellos es que son incluso peor.

Lo de rodear el congreso allí llega como final de viaje, la podredumbre última, el cubata que te tomas cuando ya llevas un ciego del copón y que te remata. Aquí esa descomposición fue el principio del recorrido en el que estamos metidos, que después esas fuerzas accedieron al poder. Trump se va, Sánchez e Iglesias con sus socios, los sediciosos de ERC y el partido de la eta se quedan. Txibite, por ejemplo, no termina gobernando con el partido de la eta sino que comienza de su mano.

Si en España los populistas barra nacionalistas no llegaron a entrar en los congresos que rodearon y acosaron es porque aquí la policía fue más eficaz que en EEUU, no porque no quisieran ocuparlos. Podemos, no olvidemos, siempre ha dicho que el poder no se toma por consenso sino por asalto.

No nos falta de nada para completar el reflejo perfecto con EEUU, ni los de los cuernos. ¿Recuerdan una foto de Otegi, puño en alto, con los de las pieles, capirotes estrafalarios y cencerros en el culo o la de los ‘momarratxos’ de Alsasua pancarta en mano pidiendo la liberación de agresores de mujeres, también con cuernos en la cabeza? Yo sí y es la misma energía, el mismo impulso de hacer del folclore algo fundacional, algo místico, algo por encima incluso de los ciudadanos y las leyes. Todos los populistas, en el caso de Otegi además con el agravante de que es miembro de una organización asesina, se parecen como dos gotas de agua. La hemeroteca de cualquier dirigente podemita hace cinco o seis años te la firma hoy un seguidor de Trump palabra por palabra: el pueblo por encima del parlamento, el pueblo por encima de la democracia. Y si no miren esta frase que soltó del ministro Alberto Garzón hace unos años en tuiter: Hay opciones no parlamentarias: materializar en la calle la deslegitimación de este sistema.

La conclusión de este sarao con el que empezamos 2021 es que fuera de la ley no hay nada defendible, no hay nada que merezca la pena. No hay prosperidad ni vida. Sólo hay caos y muerte. Fuera de la ley sólo hay monstruos. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Trump termina en P de PSOE y Podemos