• domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 15:47

 

 
 

Opinión / A mí no me líe

El alcalde de Irroña

Por Javier Ancín 25 enero, 2017 - 8:20

Ay, la megalomanía, qué mala es, te deforma aún más los rasgos y hace que te conviertas en un grotesco Caravinagre de carne y hueso mientras tú te ves como un Apolo etéreo.

GRA112. PAMPLONA, 01/12/2016.- El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy para presentar el proyecto de presupuestos del consistorio para 2017. EFE/Jesus Diges
El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron. EFE/Jesus Diges

Que el alcalde de Irroña hace tiempo que ha perdido el norte, en realidad no recuerdo que lo tuviera nunca, es algo de lo que no tengo duda. Que se deje retratar, por ejemplo, en cuadros que luego el ayuntamiento expone, a saber cuánto ha costado esa fiesta de su ego, es de ser un hortera con eusko label y balcones a la calle kalea. Como siga con esa deriva, cualquier año se hace colocar en las fotos como el jugador de Osasuna que marcó no el gol del último ascenso, sino también el anterior y si me apuras, hasta el de Murcia en los ochenta. Incluso, qué demonios, once Aloisirones en la final de Copa contra el Betis en el Calderón, negándose a jugarla, que la historia lo aguanta todo, claro, porque es una competición del opresor rey de España.

Y entonces nunca marcamos aquel gol del empate que casi hace que me cayera rodando del graderío del alegrón, porque yo estuve allí, y se difuminarán en todas las hemerotecas, como en Regreso al futuro, las fotos de aquel instante. ¿Aloisi? Por Aloisi no me viene nada. ¿No querrás decir Aloisirón? Aloisirones hay 11... o los que quieras.

Tenemos un alcalde con un ego tan grande que cualquier día les dice a los de la comparsa que o cambian los gigantes por figuras con su perfil o se les prohíbe el desfile diario sanferminero. Le dejan otra legislatura y es capaz de cambiar por su cuenta y riesgo el nombre de la ciudad: Asirónpolis. Luego por la ciudad no hace nada, pero eso le da igual, él a lo que se dedica es a hincharse como un pavo real de la Taconera y a subir por la calle Curia entre vítores de los suyos. Parece una folklórica, con ka, después de un recital entre señoras que le gritan guapo. El espectáculo es grandioso.

He visto que se le ha quedado pequeña esta ciudad provinciana y le ha dado por liarla en tuiter, como si fuera Trump, nuestro Euskotrump. Make Asirónpolis great again. Como le dejen se inventa los Estados Unidos de Euskal Hernia (sic. Ha sido el corrector, a mí que me registren). Y él, como un Patton, de la Taconera también, al frente de los euskomarines de la Nagusia Gorri Bat, estos seguro que con porra extensible y todos los sacramentos, desembarcando al son de la txalaparta por Oricain beach para liberarnos de nuestras cadenas... sustituyéndolas por óculos.

Lástima que aquella torre petrolífera que había cuando yo era pequeño por esa zona de Oricain haya desaparecido para que la fiesta fuera completa. El alcalde emulando a James Dean en la película Gigante, cubierto de gure petróleo, sería risas también. ¿Por qué había un pozo de petróleo allí? Uno de mis misterios infantiles sin resolver que seguro que entre puyazo y puyazo algún amable lector me resuelve en Facebook.

A lo que iba, que me disperso. Asirón parece un crío que quiere que le quieran todos, mucho, porque si no le quieren se enfada, también mucho, y patalea y te manda callar con muy malos modos. Quiere serlo todo y que le quieran. Ya está. No hay más. A ver que nuevos berrinches nos regala de aquí a que acabe su reinado de la faba. Como me decía descojonado de la risa un amigo mío nacionalista de Bilbao, de la plaza de Indautxu, de los de verdad, un nacionalista pata beltza: “Si le llega a tocar a tu alcalde la construcción del monumento al encierro se habría hecho retratar hasta en las cabezas de los toros”.

Leía en su columna de El País a Félix de Azúa esto sobre los votantes de Trump: "¿Y cómo los hemos creado? Destruyendo la educación y la ciencia, corrompiendo la universidad, ennobleciendo a los canallas, calumniando el estudio, el talento, el esfuerzo, la excelencia...".

¿Les suena algo de todo el entrecomillado al año y medio de políticas que llevamos? Y eso es todo. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El alcalde de Irroña