Opinión / Periodista, escritor y comentarista político.

Títeres sin cabeza

Por Isaías Lafuente 10 febrero, 2016 - 22:13

El encarcelamiento de dos titiriteros acusados de enaltecimiento del terrorismo tras representar en Madrid una obra en la que sobre el cuerpo de una bruja aparecía un cartel que rezaba "Gora Alka-Eta" ha puesto a prueba la altura variable de los listones de nuestra democracia en lo que se refiere a la responsabilidad política y penal.

Tan evidente es que la obra no era apropiada para niños que el blog de la compañía Títeres desde abajo no la incluye entre sus espectáculos infantiles. Así que el responsable de la programación, el Ayuntamiento de Madrid, además de pedir perdón deberá determinar hasta dónde llegan las responsabilidades exigibles. La oposición ha pedido la dimisión de la concejala Celia Mayer. Veremos qué hace la alcaldesa, pero si concluimos que una concejala debe dimitir por programar una obra inadecuada en las fiestas de carnaval habrá que ser consecuentes después con las responsabilidades derivadas en asuntos evidentemente más graves que no será necesario recordar.

Otra cosa es que el espectáculo sea enaltecimiento del terrorismo, como defiende el juez y han secundado personajes tan relevantes como el ministro de Justicia, siempre pulcro para preservar la presunción de inocencia de sus correligionarios y sentenciador prematuro de los titiriteros. Ya sabemos a estas alturas que en la trama representada la pancarta exhibida la coloca un policía corrupto sobre la bruja para fabricar pruebas en su contra. Es decir, la bruja no es activista terrorista sino víctima de un policía delincuente. ¿Pero aunque el personaje fuese terrorista y exhibiese esa pancarta, la obra sería apología del terrorismo? ¿Son los creadores responsables penales de los crímenes de sus personajes fabulados? Los jueces resolverán. Pero si deciden que lo es y los dos titiriteros son condenados los creadores españoles deberán tentarse a partir de ahora antes de llevar a la ficción según que asuntos, no vaya a ser que sus personajes delincuentes se libren de la cárcel en la ficción y ellos acaben entre rejas en una cárcel de verdad. De momento, la Fiscalía que pidió encarcelarlos ha solicitado su libertad con cargos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Títeres sin cabeza