Opinión / Periodista, escritor y comentarista político.

Repasemos certezas

Por Isaías Lafuente 17 febrero, 2016 - 20:37

En tiempos de incertidumbre siempre se puede mitigar el desasosiego repasando las certezas de las que disponemos.

Las elecciones generales del 20 de diciembre nos proporcionaron algunas. La primera, la voladura del bipartidismo con la emergencia de dos formaciones con tal grado de apoyo popular y parlamentario que hace presuponer que han llegado para quedarse por algún tiempo. La segunda, la certificación de que con un régimen parlamentario como el nuestro el mantra de "que gobierne el partido más votado" no deja de ser una proclamación voluntarista que suele vociferar el partido más votado. La tercera es que los españoles votaron un parlamento para desplazar al PP del poder en los próximos cuatro años. Esta evidencia la confirmó Mariano Rajoy al declinar someterse a la sesión de investidura que le propuso el rey por no contar con respaldo suficiente como para renovar la presidencia del Gobierno.

La negativa de Rajoy generó otra certeza. El elegido para intentar la investidura es Pedro Sánchez, aunque viendo algunas reacciones de Pablo Iglesias, parece no haberlo entendido. Hoy Iglesias ha pedido al líder del PSOE que rebaje el tono y orille la prepotencia y la arrogancia, desempolvando el viejo refrán: consejos vendo que para mí no tengo. Que el pacto parece muy complicado es una verdad a la que no cabe dar más vueltas para no perder tiempo. Como también lo parece que unas nuevas elecciones generales podrían corregir los apoyos de cada partido pero no modificarían sensiblemente el equilibrio de fuerzas general, con lo que podríamos repetir el proceso en forma de bucle hasta el infinito.

Los mimbres que hay pueden gustar más o menos, ser más o menos maleables, pero son los que tienen las fuerzas políticas para armar el cesto de la gobernabilidad. Devolver la pelota a los ciudadanos sería el reconocimiento de un estrepitoso fracaso y lanzaría un mensaje perverso a los electores: votad mejor que así no hay quien gobierne.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Repasemos certezas