Opinión /

El PNV no nos representa a los demócratas

Por Ignacio Murillo 05 noviembre, 2019 - 9:31

No se puede hablar de progreso junto a una ideología rancia y arcaica con tintes racistas que busca coartar las libertades de los ciudadanos.

El Partido Nacionalista Vasco celebra el Aberri Eguna (Día de la patria). EFE/Javier Zorrilla
El Partido Nacionalista Vasco celebra el Aberri Eguna (Día de la patria). EFE/Javier Zorrilla

El vicepresidente del Gobierno de Navarra, el socialista Javier Remírez, manifestó en su cuenta de Twitter este pasado fin de semana que el nacionalista vasco Aitor Esteban representaba a todos los demócratas que no iban a permitir una "involución democrática, ni en derechos ni en libertades" después de un acalorado debate televisivo con fuerzas políticas de distintas formaciones, en especial con VOX.  

Utilizaba el socialista una fórmula algo tramposa para colocar a un lado a los demócratas y a otro, se supone, que a los contrarios a la libertad, como si estar alejado de la posición de los totalitarios vascos nos convirtiera a algunos en menos demócratas o en personas de segundo nivel.

Evidentemente, un partido que ha estado siempre más cerca de los verdugos de ETA que de las víctimas no puede agitar nunca la bandera de la democracia, por mucho que el señor Remírez le deba su puesto al partido de las nueces. Al margen del historial nazi del PNV, formación machista que no reniega nunca de una parte de su historia para el olvido.

A estos no se les exige memoria histórica, es curioso. 

Sorprende como el socialismo navarro, incluido usted, señor Remírez, ha pasado en unos meses de combatir al cuatripartito vasco en todos sus extremos a poner etiquetas de fascista a todas aquellas personas que luchan de verdad por la democracia y la libertad. Al mismo tiempo, trata de señalar desde el Gobierno de Navarra quienes somos los malos por no estar al lado de los xenófonos del PNV, un partido que todavía mantiene activa su fe en Arana Goiri, al que profesa auténtica devoción. 

Vergüenza debería darle a un socialista estar al servicio de un movimiento nacionalista que busca imponer en la sociedad una forma única de pensar, justo todo lo contrario a una verdadera democracia y los valores de la izquierda, donde los ciudadanos deben ser siempre libres, no atados a un movimiento tribal. 

Vergüenza hablar de progreso junto a una ideología rancia y arcaica con tintes racistas que busca siempre coartar las libertades.

No, señor Remírez. Ni Aitor Esteban ni el PNV nos representan a todos los demócratas, afortunadamente. 

Si quiere, le representa a usted y a su partido vendido al nacionalismo vasco tras desertar en Navarra de la defensa de la libertad para abrazar una ideología casposa y absolutista.

Todo suyo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El PNV no nos representa a los demócratas