• miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:00

Opinión /

Jandilla …¡una colección de flojeras y tullidos!

Por Ignacio Martínez Alfaro 12 julio, 2022 - 22:07

Puedes leer aquí la crónica del encierro: Un 'Rufian' de Jandilla con mucha clase: Talavante pierde la puerta grande con la espada.

El diestro Ginés Marín durante la lidia a su primero de la tarde en la séptima de abono de la Feria del Toro de los Sanfermines 2022 en la que comparte cartel con Alejandro Talavante y Diego Urdiales con toros de la ganadería badajocense de Jandilla.    EFE/ Juan Pedro Urdiroz
El diestro Ginés Marín durante la lidia a su primero de la tarde en la séptima de abono de la Feria del Toro de los Sanfermines 2022 en la que comparte cartel con Alejandro Talavante y Diego Urdiales con toros de la ganadería badajocense de Jandilla. EFE/ Juan Pedro Urdiroz

Plaza de Toros Monumental de Pamplona, Octavo festejo de abono. Doce de Julio de 2022. Casi lleno. Calorazo propio de la canícula estival. 

Presidencia: Fernando Aranguren Reta ( Na +). Cumplió mal su cometido negándole a Marín una oreja con petición mayoritaria. El Palco sigue errático y sin criterio. 

Y por cierto ¿para qué está ahí el asesor veterinario? Eran de verde primero, segundo y cuarto. En la cajica está el verde ¿saben? 

Espadas:Diego Urdiales( de azul marino y oro ); Alejandro Talavante ( de azul noche y oro ); Ginés Marín ( de burdeos y oro ).

Ganadería: Seis toros de la ganadería de Jandilla. De larga historia  en Pamplona, con múltiples participaciones en nuestra Monumental. No están en su mejor momento y veremos esta tarde que juego tienen. 

Hoy obviamente no es un día normal. Ni la corrida de toros puede difuminar lo que pasó hace un cuarto de siglo. Hoy es el XXV Aniversario del asesinato cobarde, vil, y cruel de Miguel Ángel Blanco. Descanse en paz.

El doce de julio de 1997, se suspendió la corrida de toros en Pamplona ( Hnos Astolfi; Sergio Sánchez nuestro paisano cirbonero de director de lidia, con Oscar Higares y Javier Valderrama, completando aque cartel ) por orden del Presidente del Gobierno de Navarra, a la sazón, D. Miguel Sanz Sesma - convertido en un Gulliver tras el paso por la Diputación de las liliputienses Barcos y Txibite.

Recuerdo vivamente todo lo que sucedió aquel día, ya que tuve la desdicha de ser la mano ejecutora como Consejero de interior en funciones (Orden Foral manuscrita mediante) de aquella suspensión. 

Para mi me guardo lo que dijeron algunos “figurones” que aún pululan por Pamplona aquella infausta tarde, y desde aquí quisiera tener un recuerdo muy especial para Nacho Sánchez Trueba, el jefe de la Policía Foral en esa fecha, tristemente ya fallecido, y que me ayudó mucho a sobrellevar aquel “trago”. Tuvo que “bregar” y no poco, un día tan triste como aquel 12 de julio de hoy hace veinticinco años.

Lamentablemente hoy Navarra y España están mucho peor, y lo más dramático es que con el blanqueamiento de ETA, se justifica que matar tenía sentido y ha eso ha generado réditos políticos.

De todo ello es principal responsable es el actual presidente, el “Dotor” Cum Fraude, Antonio Narciso, el peor presidente de Expaña desde Godoy. 

Esperemos que con la ruina que se nos avecina en otoño, tengamos los españoles la oportunidad de echarlo a través de las urnas, y mandarlo definitivamente al lado oscuro de la Historia, de donde nunca debería haber salido este mentiroso compulsivo que tanto ha emponzoñado a los españoles.

Tras quitárnoslo de encima, si ese es su deseo, que se dedique a forrarse con los sátrapas de Venezuela, Marruecos y Guinea, continuando la estela de su predecesor, el infausto Zapatero, y algún otro conmilitón.

Ya de paso podría llevarse a sus esbirros, y que alguno de ellos trabajasen por primera vez en su vida, y dejasen de parasitar en la vida política. A ver si hay suerte, que ya empieza a apestar a cadaverina política.

Aunque de este tipo de sujetos, como decimos en Navarra ¡nunca fiando!

En lo estrictamente taurino, señalar que Jandilla cumplió los pronósticos. Toros bien presentados, con cuajo y pitones, bonancibles en su comportamiento ante las franelas y sin crear mayores problemas durante la lidia. El tercio de varas ya se ha convertido en simulacro desde hace años. Si a ello añadimos que los picadores han funcionarializado sus puyazos y que bien o colocan la vara trasera y caída o se limitan a dar un picotazo, y todo ello con la ventaja de la carioca. 

Lamentablemente así, no es posible “calibrar la bravura” - no recuerdo ninguna tercera entrada ni sucesivas, ni hoy, ni en toda la Feria del Toro -, y con esas lidias difícilmente se puede pretender “ahormar” el comportamiento del astado, y no debemos olvidar que ese es el objeto y lo que da sentido a ese primer tercio…

En la primera entrada el Vegahermosa recibe un picotazo, sin empujar y dobla las manos en el quite. La segunda entrada se señala con un alfilerazo. Otra castaña de primer tercio. Quite despacioso de Talavante, y el torete sale tullidito. Se duele en banderillas. Blandea. Muy flojo. Invalido. 

El segundo de Jandilla también flojito, lo recibe Talavante por verónicas. Picotazo y la ruina se derrumba. Otro inválido. Es de verde como el anterior. Derrengado. Picotazo y se tumba mientras suena la moderna y actual hit parade “la chica yeyé”.  Se duele en banderillas el pobretico. 

El tercero también anda justo de fuerzas. Picotazo trasero y pierde las manos en la salida. Alfilerazo trasero. Sale suelto. Manso. 

El de la merienda es mansito buscando la querencia de chiqueros. Está también inválido. Es de pañuelo verde. En las entradas al peto se derrumba a la salida del primer puyazo y en el segundo picotazo la ruina de desploma. Se duele en banderillas. Manso. 

El quinto se “estozola” y va renqueando en los lances de recibo. Puyazo largo y empuja.

Varita empujando. El de mejor juego en varas. Quite de Gines por chicuelinas. Se duele en banderillas. Buen toro para la muleta que se aplaude en el arrastre. 

Sexto. Sale abanto y visita la querencia de chiqueros. Lo recibe Marín a la verónica. Picotazo. Justito de fuerza. Escarba. Picotazo. Mansete. Se duele en banderillas. 

Es entendible, que todo tiene que “evolucionar” y la corrida de toros no puede ser ajeno a ello, ni una excepción. Pero esa evolución no puede centrarse en exclusiva en valorar la faena de muleta y en dar trofeos como si no hubiera mañana. 

Cierto es que el público va a divertirse y que cada tarde es distinto y que el respetable - que es quien paga, y el que paga manda - no tiene que haberse empollado el Cossio, pero una cosa es eso, y otra es que el Palco, que tiene que aplicar el Reglamento y el buen desarrollo de la lidia, enloquezca y se convierta en un forofo más de la astracanada y convierta la corrida en un vodevil, como desgraciadamente está ocurriendo día tras día en esta Feria. 

El futuro no pinta halagüeño y la corrida tal como la conocemos podría desaparecer en unos lustros ( menor afición joven y relevo ; espectáculo “caro”; buenísimo animalista imperante y monotonía, falta de retransmisiones por tv abierta, etc ).

Acaban de cerrar “la México”, no sabemos si definitivamente y quizás el futuro de la tauromaquia esté en nuestros vecinos del norte.

 En Francia, se cuida mucho la lidia y se valoran todos los tercios y además se consideran depositarios de la ortodoxia y no les falta razón. 

Quizás no estaría de más recordar el origen de esto. Es la lucha de un animal bravo, que acomete y que trata de defender su vida contra un hombre que quiere dominarlo y matarlo. Ahí nació conceptualmente el toreo a pie, y precisamente no muy lejos de estos lares. 

Hoy han mutado gustos y se prefiere torear a lidiar, que en muchos casos se desconoce; y se minusvaloran los dos primeros tercios y la espada.

Se considera fundamental dar muchos pases, sin mayor consideración sobre su calidad, los terrenos de toro y torero, y la ejecución en pureza de cada muletazo.

Hoy cargar la suerte es algo inusual, anecdótico, y emplear el pico de la muleta y destorear es algo que no se considera negativo por la mayoría de los espectadores, y además la gran mayoría no son conscientes del fraude y el espectáculo adulterado que les sirven. En lo que va de Feria solo a Morante y a Luque les hemos visto hacer el toreo eterno. 

Se busca un toro bobalicón, repetidor, que no comprometa el triunfo del diestro actuante. Se presupone que hace falta dar mucha orejas para pasarlo bien, asociando triunfo con múltiples orejas, y de ahí nace el despiporre que hemos tenido en esta Feria con la colaboración entusiasta del Palco. 

Por curiosidad, excluyendo la novillada, y como mera cuestión estadística ¿Cuántas cogidas llevamos hasta hoy? Afortunadamente solo una ( la de Rafaelillo por un error suyo) y dichosamente sin consecuencias graves … 

¿Y cuantas cogidas se producían en la Feria del Toro hace treinta, cuarenta o cincuenta años? Basta ver la hemeroteca, pero era “normal” el que hubiera dos o tres toreros operados en el hospital.

En parte se deberá a que ha mejorado la técnica, pero también indudablemente el peligro del toro comercial de hoy resulta menos agresivo y menos peligroso, y en los astados del monoencaste esta característica es aún más pronunciada si cabe. Entiéndase, no equiparo cogidas a emoción, pero sí emoción a riesgo, y la consecuencia del aumento mismo puede ser el percance.

Diego Urdiales, salió el riojano con ganas, aunque lleva una temporada “triste”. En su primero lo saluda a la verónica. Brinda al público. Es un pobre inválido. Faena de enfermero. Esta derrengado. No puede con su alma de toro. Faena voluntariosa al tullidito. Estocada. Aviso. Él cachetero lo levanta. Petición minoritaria. Saluda. 

Urdiales le hace una faena porfiante al torete y la verdad es que sea por las magras y el ajuarriero prende en el interés entre desplomes del jandillica. Embiste a tirones y el viaje es corto por la endeblez de remos. Aviso. Pinchazo sin soltar. Media caída. Silencio 

Alejandro Talavante, tras su retorno se le ve a falta de una revisión. No es el de antes. En el primero de su lote, que se acabó de derrengar con un topetazo en el burladero, brinda al público. Comienza de rodillas con pase cambiado y varios de rodillas y lo atropella. Naturales con derrumbe de la ruina. Donlando la mano constantemente. Serie con la derecha hasta que se derrumba. Derechazos con el pico de la muleta. Naturales despegados hasta que se derrumba de nuevo. La demolición del jandillita es total. Casi entera atravesada defectuosa que escupe, pinchazo sin soltar. Estocada trasera. Ruido. Saludos. 

Brinda el quinto al público. Comienza en los medios parándolo. Naturales despegados con los vuelos. La segunda tanda mejora sin ser nada de otro planeta. Derechazos con distancia con el toro humillando. Repite. Circulares. Naturales más apretados. El toro pide la muerte.Manoletinas. Y adorno con la zurda. Estocada trasera caída de la que sale trompicado. Aviso. Marra con él verduguillo y atina a la cuarta ( ¡arte supremo de matarifes! ). Vuelta.

Gines Marín, es la gran esperanza del cartel de esta tarde. Su primera actuación comenzó con empaque y despaciosidad. Derechazos hondos. Buena serie al natural con remate del desparecio. La siguiente con la zurda más embarullada. Remate con la derecha con el toro preagonico. Manoletinas y fin. Estocada trasera. Aviso. Golpe de verduguillo. Petición. Oreja escamoteada. El Palco de nuevo sin criterio. Saluda. 

En el último brindis al público. Comienza por alto sacándolo a los medios. Derechazos y desiste del remate, el toro está amuermado. Le saca los naturales a cuenta gotas. El torete está preagónico y pasa a tirones. Escarba uno y porfía el otro… pero no hay nada y toca matarlo. Estocada trasera de efecto fulminante. 

Me decía el otro día un buen aficionado y amigo salmantino José, con quien vi la corrida, qué aquí teníamos suerte ya que los toros que salían en Pamplona y su comportamiento, para sí los quisieran en su Salamanca natal …

Le explique que aquí cantamos: ”Todos queremos más …” y ello supone que algunos deseemos representación en el abono de la variedad de encastes dentro de lo que da el campo de bravo español, y que lo que no quisiésemos por ningún caso es que el abono de la Feria del Toro finalmente fuera monocromático y con un único encaste como hilo conductor. 

Aunque triste y ciertamente sea hacia ahí adonde inexorablemente nos acercamos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Jandilla …¡una colección de flojeras y tullidos!