• lunes, 08 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:00

Opinión /

A por el II Centenario de la plaza de toros de Pamplona

Por Ignacio Martínez Alfaro 07 julio, 2022 - 22:32

Toretes de laboratorio, de comportamiento monjil, propio del carretón y con emoción nula. El primer tercio resultó un simulacro, una filfa… como dice Rafa, venían picados del campo.

Primera corrida de la Feria del Toro de San Fermín 2022 con toros de Núñez del Cuvillo para Morante de la Puebla, El Juli y Roca Rey y un toro de El Capea para Hermoso de Mendoza en la celebración del centenario del coso pamplonés. IÑIGO ALZUGARAY
Primera corrida de la Feria del Toro de San Fermín 2022 con toros de Núñez del Cuvillo para Morante de la Puebla, El Juli y Roca Rey y un toro de El Capea para Hermoso de Mendoza en la celebración del centenario del coso pamplonés. IÑIGO ALZUGARAY

Plaza Monumental de Pamplona. Conmemoración del I Centenario. Siete de Julio de 2022. Lleno de no hay billetes. Tarde apacible en lo climatológico, y brisa suave.

En el palco, presidió el Alcalde de Pamplona, Sr. Maya, recibido con fortísima división de opiniones, excesivamente generoso en la concesión de trofeos en la aplicación del Reglamento. Dando prestigio al palco después de lo de la novillada y lo de el rejoneo de ayer. 

Un toro para rejones, y seis toros de Núñez del Cuvillo. Bien presentados en conjunto, de bonitas hechuras, de trapío irreprochable y de capas variadas, flojos, blandos, algunos inválidos, descastados y mansitos… genuino toro de granja programado a mayor gloria y para el lucimiento de las figuras.

Toretes de laboratorio, de comportamiento monjil, propio del carretón y con emoción nula. El primer tercio resultó un simulacro, una filfa… como dice Rafa, venían picados del campo.

Abrió plaza Pablo Hermoso de Mendoza, rejoneando un toro despuntado de “el Capea”

Hizo el estellica lo propio de este tipo de lidia, matando de un rejonazo trasero y caído fulminante y le abrió (generosamente el paisanaje con colaboración necesaria del Sr. Alcalde) la puerta del encierro… ¡seguimos prestigiando a la Plaza!

Ya en lidia ordinaria, fue por delante José Antonio Morante de la Puebla ( de blanco, frambuesa y remate en blanco) a quien desde aquí enviamos nuestro más sentido pésame por la reciente muerte de su padre el 20 de junio (q.e.p.d.). A fin de cuentas para cada uno de nosotros la figura del padre es fundamental en nuestras vidas.

Tras la magia desplegada en las Ventas con el astado Pelucón de Alcurrucen, la expectación era maxima:¿volvería a abrir el tarro de las esencias?¿lidiaría de acuerdo con los cánones de la tauromaquia eterna y además en Pamplona? Y se cumplió el dicho: días de mucho, vísperas de nada.

Salió vestido “atípico” taleguilla blanca y chaquetilla frambuesa con remates en bordado y cabos blancos y con chaleco bordado en oro. Lució corbatín negro. Y con vuelta del capote verde crema. Montera decimonónica y patillas de hacha ¡un dije! En su primero, un toro melocotón al que lanceó a la verónica largando percal, y que tras una colada en los medios lo persiguió y salió Morante “de naja” a tomar el olivo. Al torete se le pegó en el penco y quedó “pal tinte”.

Lo llevó a los medios al paso y le dio un par de series potables con la derecha con un par de pases notables. Con la zurda prueba, pero los naturales salen vulgares. Adornos toreando en redondo, y remate con un pase de pecho. Mata mal con una casi entera caída. Aplausos al de la Puebla, con petición minoritaria. Saluda en los medios. 

Bisutería fina, pero sin aparecer el joyero de la abuela …

En su segundo toro, negro zahino veletito de 605 Kg de romana lo recibió con desgana, soltando tela y con pasito atrás. Señalan un picotazo en el primer encuentro. Otro puyacito y quite de Morante … continuando el simulacro del primer tercio durante la merienda. Segundo tercio se cubre con aseo. Morante brinda al público…. Y comienza macheteando para parar y dominar. Series con la derecha cargando la suerte y con remate en el de pecho. Ayudados y serie al natural aceptable. El torete está presgonico. Remata con dos buenos derechazos despaciosos. No hay agua ya en ese pozo. Mata como suele, mal. Recibiendo ( tiene su mérito) pero emborrona la suerte con un bajonazo. Petición y un peón descarado con el palco pidiendo trofeos. Maya accede y otra orejilla de Benidorm.

Obviamente eso no quita para que Morante hiciera el mejor toreo de la tarde

El Maestro Julián ( de  azul marino y oro )  tras su impronta en Sevilla y Madrid, donde sacó del baúl de los recuerdos su toreo fino, con el castaño que hizo Segundo de lidia ordinaria lo recibió con lances de su súper capote y lo desarmó. El torete es un tullido y sale del primer encuentro con el penco “amuermao”. Picotazo trasero y a otra cosa …el segundo tercio una capea que llenó de garapullos el ruedo. Brindó al respetable (sabe más que los ratones coloraos) y dejó en Iruña su toreo habitual, ventajista - citando al hilo del pitón contrario - destoreando, descargando la suerte y pasándose el torete desde el Perdón, lejos de la femoral. Entre tanto mantazo es cierto que hubo algún muletazo notable. Mató mal con la ventaja del “julipie” - muy trasero, caído, y en los blandos - y con ese horrible saltito de sus zapatillas con muelles, que le hacen parecer el “pequeño saltamontes”…El torete se amorcilla y al final cae. Petición mayoritaria y orejilla, para cumplir con la elegancia social del regalo. 

En el quinto más de lo mismo. Por economía y por abreviar y no cansarles, fue un bis, un clon … es la grandeza del Juli, su circo. Repite el número tarde tras tarde, ora aquí, ora acuya y el público se le rinde.  El tullidito se quedó bizcochable para repetir la monofaena. Mantazos a derecha e izquierda. Y otro julipie para rematar y otro apéndice auricular verbenero. Puerta del encierro ¡hale hop! 

El peruano, Roca Rey ( de  blanco y oro ) fiel a su estilo - en puridad, más que un diestro es un domador - realizó dos faenas de corte similar marca de la casa, pudiendo y dominando a los toretes boyancones y pastueños de su lote. Al jabonero sucio primero de su lote lo recibió con trallazos del percal. Un puyacito trasero y marcar y la filfa del primer tercio termina. Se duele en banderillas y termina el tercio aseado.Brindó al público, y comenzó de rodillas en la boca de riego con cuatro pases cambiados. La locura del respetable. Derechazos metiendo el pico de la muleta y destoreando, sacándose el toro fuera de cacho con la ventaja. Con la zurda en los naturales “la tonta el bote” colaboró una vez que tras un par de  ayudaos dejó de puntearle el engaño. Circulares como colofón. La locura en el tendido. La tontorrona exprimida como un limón. Manoletinas con desarme que se aplaude. Aviso. Estocada trasera, algo desprendida y contraria. Remató con el verduguillo. Sigue la tómbola y Maya le otorga la segunda. 

En el toro que cerró plaza, faena clónica marca Roca. Bastorra, ventajista y ramplona.

Finalizó su labor con los arrimones encimistas al bovillo que ya se encontraban en estado preagonico. Final clásico de este diestro, esos desplantes rodilla en tierra temerarios que sirven - a marujos y marujas, que haberlos haylos de ambos humanos sexos, que no géneros-, para alardear ante sus vecinos  “de haber estado allí y poder contarlo de primera mano” en su visita a la peluquería.

Es un torero que puede gustar más o menos (personalmente a mí este tipo de faenas me interesan poco) pero es innegable e indiscutible su disposición y entrega.

Se tiró arriba para matar y consiguió sendos estoconazos en la “suerte suprema” lo que tiene un mérito indudable visto lo pésimamente que se mata hoy en día. 

En el toro de despedida pinchó arriba y en segundo intento dejó una casi entera algo trasera y algo tendido de efecto fulminante… y más trofeos. Orejilla de peluche 

Por cierto no funcionaban los luminosos… un centenario a ciegas ¡En el siglo XXI y  sin información! Gracias.

En resumen, tarde completa para el santo personal que se lo pasó en grande, tras tres años de “castigo” por culpa de la “Plandemia” y su estulta “desescalada“ (palabro inventado, ¿recuerdan aquellas fases hilarantes que parieron las miríadas de asesores?) tras la que “vencimos al virus y salimos más fuertes”¡Toma Geroma, pastillas de goma!

¡Apoteosis del todo a cien!¡El personal es santo! 

Merecido colofón y más después del virus chino, los arrestos domiciliarios anticonstitucionales, la guerra de Putin, el desmadre en el precio de la energía, la inflación, y los plúmbeos, soporíferos y pedantes “Aló Presidente” de Antonio Narciso, en su sectaria, servil y lacayuna TVE-1.

Era meridianamente claro que el respetable se había ganado un recreo y divertirse un poco y olvidar esta tortura de los últimos tres años… y San Fermín se lo otorgó, o el público se lo tomó de mano, ya que a fin de cuentas es el “paganini” que mantiene el invento y el cotarro - pobrecicas criaturitas qué quieren encierro sin corrida -.

Y además no deja de ser cierto que a los toros uno va a divertirse…aunque haya días que algunos lamentemos lo bajo que ha caído la plaza (empeñada en ser un híbrido entre una de carros o de talanqueras), que la lidia se convierta en astrosas capeas pueblerinas y los dos primeros tercios sean ya un arcano de lejano recuerdo, y para más “inri” que eso ocurra en la pomposamente denominada ¡Feria del Toro!

No estaría de más que los que se suben al Palco se leyesen el Reglamento Taurino, en especial el articulado referido a trofeos, y concretamente la forma de otorgar la segunda oreja. 

Cito de memoria  - de exclusiva potestad del Presidente, aunque “considere” la petición del público - pero además debe tener en cuenta las condiciones de la res, la lidia en todos sus tercios, la faena de muleta y “fundamentalmente” la estocada - consecuentemente dejen de ser imaginativos y tristes protagonistas, que lo importante ha de pasar en el ruedo, no en el Palco.

Los Reglamentos están para aplicarse o modificarse, si fuera el caso, pero no para saltárselos a la torera - nunca dicho con más propiedad - y hacer “el pata” debajo del chisterón, y degradar el ya muy maltrecho prestigio de esta Plaza… 

Como aficionado me resulta doloroso y un oprobio que las orejas de Pamplona se consideren “de baratillo” y sin importancia ni peso alguno… pura casqueria.

Esto no era así hace cuarenta años, cuando Pamplona era una feria importante del Norte, que con Bilbao daba y quitaba…Consecuencias de habernos convertido en una sociedad adolescente, ovejuna y lanar.

 ¡Felicidades Monumental Pamplonesa! que poco respeto te demostramos en no pocas ocasiones.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
A por el II Centenario de la plaza de toros de Pamplona