Opinión /

Tras el atentado de Manchester

Por Gustavo Galarreta 24 mayo, 2017 - 9:56

Manchester y toda Europa se despiertan de una nueva pesadilla en forma de atentado terrorista con un balance provisional de 22 personas muertas y 59 heridos.

Agentes de la policía inglesa tras el atentado de Manchester. EFE
Agentes de la policía inglesa tras el atentado de Manchester. EFE

Hace pocos días en fue el corazón de Londres en su Parlamento y sobre el puente de Westminster quien sufrió la locura terrorista con un atentado perpetrado con un vehículo y un cuchillo el cual causo cinco  víctimas mortales y cuarenta heridos.

La reivindicación por parte del ISIS del atentado de Manchester en su agencia de noticias Amaq, no hace más que confirmar la intención del DAESH de coaccionar a la sociedad europea en su conjunto y en concreto en este caso en interferir en las próximas elecciones en el Reino Unido. La pérdida real de territorio por parte del DAESH en los países de Siria e Irak es una realidad que a nadie se le escapa, pero ahora y no más tarde es el momento de preparar la estrategia de como Europa se debe enfrentar a este nuevo escenario, que es; como actuarán en Europa los grupos que proclaman el mensaje de la yihad global una vez hayan perdido la gran cantidad de recursos económicos que emanan de esos territorios y cuál va a ser su nuevo mensaje una vez no cuenten con ese califato real sobre el terreno que tienen en los citados países.

La inteligencia en materia de seguridad es tener la capacidad de adaptación ante los cambios venideros, ya sean como amenazas propias sobre nuestros países o como adelantarse a los cambios de estrategia de nuestros adversarios. Que el relato idílico del DAESH realizaba sobre su califato real sobre el terreno se va desmoronado a la vez que los ejércitos de la alianza recuperan terreno.

Es una realidad que una vez que se ha roto el cerco terrestre se ha roto también el silencio periodístico sobre la realidad de ciudades como Mosul o Palmira, así como  también se ha roto el relato único que el DAESH realizaba sobre su idílico califato. Aquellos llamamientos a los musulmanes de todo el mundo para que se dirigieran al territorio controlado por el DAESH a construir su califato soñado ya no tiene eco en el mundo porque el mundo entero está observando como poco a poco pierden terreno y se van conociendo historias de matanzas, ejecuciones y otras atrocidades que hacen ver que el relato único del DAESH no se sostenía por ningún lado.

Como reacción a esa pérdida de terreno en Siria e Irak, el DAESH ha diversificado sus metodología a la hora de perpetrar atentados haciendo más difícil a las fuerzas de seguridad prevenir este tipo de acciones terroristas, el atentado de Manchester vuelve a usar el modus operandi del uso de explosivos en acción suicida, pero lo peligroso de esta acción es la capacidad de crear pánico y miedo en la sociedad Inglesa por el escenario elegido; un concierto  donde la mayoría de asistentes eran jóvenes, así como elegir el lugar concreto entre la salida del concierto y el acceso a una gran estación de transportes, por no hablar de la localización de un espacio cerrado para crear un mayor poder de destrucción con la onda expansiva.

Uno de los talones de Aquiles de la seguridad de todos los países es la falta de coordinación a la hora del trasvase de información o la de unificar los distintos niveles de alerta antiterrorista. El Reino Unido cuenta con un sistema de alerta escalonado en tres niveles; Normal, sensible y Excepcional que a su vez se subdivide el primer nivel en bajo y moderado el segundo en sustancial y severo y el tercero en crítico, contando además con una de las leyes anti terrorista más severas modificada en diciembre del 2016 para un mayor control de la amenaza.

El riesgo cero en seguridad no existe pero si debe de existir la voluntad de todos los países de coordinar y ayudar para crear una comunidad común de inteligencia que ayude a parar esta lacra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Tras el atentado de Manchester