Opinión /

Saber estar

Por Gustavo Galarreta 26 Octubre, 2018 - 10:26

Quien ostenta la máxima representación de una institución, sea esta la que sea, le guste más o menos al político de turno, debe saber comportarse como tal en todo momento.

Chupinazo de las fiestas de San Fermín 2018 en el Ayuntamiento. PABLO LASAOSA
Chupinazo de las fiestas de San Fermín 2018 en el Ayuntamiento. PABLO LASAOSA

Hace pocos días la prensa recogía la noticia de la detención de ocho personas relacionadas con los incidentes ocurridos minutos antes del Chupinazo de los Sanfermines 2018 en la plaza del Ayuntamiento.

Dichas detenciones se produjeron por un presunto delito de desorden público pero, si algo evidenciaron las imágenes, es que la no politización de las fiestas no va con ellos. Se pudo ver realmente cómo actúan algunos cuando les tratan de decir que las fiestas son de todos y no solo de ellos. 

Pero la cuestión de fondo, no obstante, es cómo las autoridades municipales dejan plantados a los agentes municipales en su día más importante.

Estos últimos no cejan en su empeño de perseguir el delito allá donde se produzca, coordinándose y trabajando codo con codo con otras policías (en este caso la Policía Nacional y su Grupo de Información) para resolver este y cualquier otro delito que se produzca en nuestra capital, dando una lección profesionalidad y saber estar a esos políticos que se acercan a la policía solo cuando les conviene o pueden sacar algún rédito del trabajo policial.

Este ejemplo de coordinación de fuerzas de distintas instituciones deja a las claras que con voluntad y ganas, todos esos prejuicios de quienes dirigen políticamente a la policía quedan muy atrás en las demandas de la ciudadanía.

Estos días se ha conocido como miembros de Policía Foral y de distintas Policías Municipales de Navarra han ido a terminar su formación básica a la Academia de Arkaute de la Ertzaintza y para la ocasión no han dudado en acudir al acto de propaganda los más altos cargos del Departamento de Interior de las dos comunidades, esos políticos que una y otra vez han dejado vacías sus sillas en todos y cada uno de los actos que las distintas policías que trabajan en Navarra han organizado.

Cada uno se retrata en sus actos, pero cuando alguien ostenta un cargo público de máxima representación tiene que estar al lado de los suyos, dejarse de complejos y no olvidar que las instituciones están por encima de todos, pero a eso se le llama vocación de servicio público, que a la vista de cómo actúan algunos de nuestros políticos carecen de un mínimo de ella.   


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Saber estar