Opinión /

La batalla de Mosul

Por Gustavo Galarreta 02 julio, 2017 - 11:39

En la actualidad se está librando una de la batallas más importantes contra el mal llamado Estado Islámico en Mosul, el bastión del ISIS en Irak.

Imagen de varios soldados que han participado en la batalla contra el ISIS en Mosul.
Imagen de varios soldados que han participado en la batalla contra el ISIS en Mosul.

Mosul, 4 de julio del 2014. Dentro de la gran mezquita de Al Nuri, Abu Bakr al Baghdadi se autoproclama califa del Estado Islámico. El escenario no es elegido al azar; el simbolismo de la ciudad y de su mezquita así lo representan ya que ésta fue  levantada en 1172 por Nur al Din Mahmud Zangi, el gobernador de Alepo y Mosul que unió a las tropas árabes contra los cruzados llegados de Europa.

Hace escasos días el autoproclamado Estado Islámico voló por los aires la mezquita de Al Nuri con su singular minarete de Al Hadba, síntoma de la pérdida real de terreno sobre la capital del ISIS en Irak. La voladura de la icónica mezquita entra dentro de su plan de “tierra quemada”, para no dejar un solo edificio en pie a la coalición que lucha por liberar Mosul. Por tanto, esta acción del ISIS ha sido tomada por el ejército iraquí como una victoria mucho más simbólica que estratégica.

Me siento a tomar un café con mi amigo 'Guti', recién llegado de Mosul, y le pregunto por la situación real que existe sobre el terreno. Me comenta que la información ya va fluyendo y cae el bloqueo informativo, ya que muchos periodistas están empotrados con la Golden Division Iraquí, así como con los Peshmerga kurdos, y en esa conversación entre amigos van fluyendo estas palabras.

Me gustaría hablar de los tres actores principales de este macabro escenario. Por una parte la Golden Division, que son las fuerzas del ejército iraquí que están luchando por liberar Mosul; por otra parte los miembros del ISIS que están realizando una defensa de la ciudad hasta las últimas consecuencias; y el tercer actor es la población de Mosul, que después de casi tres años de aguantar el yugo de los hombres del ISIS empieza a ver un rayo de luz tras tanta oscuridad.

La Golden Division es una de las unidades mejor preparada del ejército iraquí y que durante mucho tiempo ha estado preparando la ofensiva de Mosul. Los militares iraquís, sabedores de la importancia de la ciudad de Mosul para el ISIS, presuponían que se iban a enfrentar a uno de los perores escenarios posibles, una guerra con un enemigo cobarde que utilizaría las más despiadadas técnicas contra el ejército de Irak: escudos humanos realizados con población civil, ataques suicidas perpetrados por niños, coches blindados para realizar inmolarse contra las unidades iraquíes y francotiradores que hacen blanco sobre los soldados a  casi dos kilómetros de distancia.

Para preparar esta batalla el ejército Iraquí decidió formar a sus hombres de la Golden Division en las técnicas de guerrilla urbana y esa formación está siendo llevada a cabo por miembros de las fuerzas especiales de EEUU, Francia, Reino Unido y un buen número de países más. Dentro de esas fuerzas de formación se encuentra España con el Mando de Operaciones Especiales (MOE), que es quien adiestra a los hombres de la Golden Division en técnicas de combate en población y el uso y manejo de armas específicas de ese tipo de acciones. De hecho, los soldados de la Golden Division ya han entregado a sus instructores españoles varios estandartes del ISIS  arrebatados a los terroristas en posiciones recuperadas en Mosul, toda una muestra de agradecimiento entre soldados que persiguen un mismo objetivo.

Durante casi tres años los miembros del ISIS han mantenido bajo esclavitud a la población de Mosul con ejecuciones sumarísimas en las plazas públicas para inocular el miedo en la población. Hombres venidos de todo el mundo han hecho de la ciudad vieja de Mosul su bastión pero también han extendido su odio por toda la ciudad, imponiendo la Sharia más extrema a la una población que contaba con más de un millón y medio de habitantes antes de la entrada del ISIS en sus calles.

Los terroristas han usado de escudos humanos a la población para frenar el ataque de la Golden Division; han prohibido la música, y la lectura que no fuera el Corán; han obligado la barba a los hombres y el burka a las mujeres; a los niños les han forzado incluso a realizar acciones suicidas contra el ejército iraquí... Y si la población intentaba huir, los francotiradores del ISIS acababan con ellos. Muchos de esos francotiradores venidos de Chechenia se han hecho famosos por su crueldad.

Dejo para el final el actor más débil: la población civil de Mosul, quien realmente ha sufrido la barbarie de casi tres años en los que los hombres del ISIS  han hecho que los ciudadanos se escondiese en los sótanos y no viese la luz del día durante meses. De ahí la mención anterior al rayo de luz, tanto en lo real como en lo emocional.

Es la población de Mosul la que se abraza y llora junto con los soldados de la Golden Division cada vez que éstos liberan un nuevo barrio de su ciudad. No está todo el trabajo hecho y todavía habrá ataques del ISIS para intentar reconquistar terreno, pero la realidad apunta a que la expansión del ISIS por Oriente Próximo y por la comunidad virtual serán los próximos escenarios de lucha contra el terror yihadista.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La batalla de Mosul