Opinión /

Gutiérrez Mellado, ese gran desconocido

Por Gustavo Galarreta 15 marzo, 2019 - 8:37

La reciente muerte de José Pedro Pérez-Llorca, uno de los padres de nuestra Constitución, nos ha hecho revisar y ver la gran talla de aquellos políticos de la transición.

Acto de conmemoración del Día de la Constitución. IÑIGO ALZUGARAY
Acto de conmemoración del Día de la Constitución. IÑIGO ALZUGARAY

El Ministerio de Defensa recientemente ha reconocido la figura de General Gutiérrez Mellado, tanto como militar como político, remarcando su trascendental papel en la etapa de la Transición. La Ministra de Defensa Margarita Robles aseguró que “ni la Transición en España, ni la Constitución; hubieran sido posibles sin gente como el General Gutiérrez Mellado”, y destacó la labor de modernización que llevó a cabo en las Fuerzas Armadas.

El General Gutiérrez Mellado, será siempre recordado por aquellas imágenes de aquel tristísimo   23 de febrero de 1981, donde se mantuvo a pie firme frente a los intentos de derribarle por parte de los golpistas, imágenes que pasaron a la historia sin ser el consciente de ello ya nadie sabía que se estaban grabando. Pero me gustaría exponer en este artículo, quien fue este General; un adelantado a su tiempo para el cual la Constitución y Estado de Derecho fueron sus máximas.

Ligado desde sus inicios como joven oficial del Ejército a los Servicios de Inteligencia Militar, supo ver la importancia de la gestión y análisis de la información en cada una de la facetas de su carrera, podemos poner el  ejemplo de cómo tras la 2ª Guerra Mundial y tras la reorganización administrativa de Europa, fue el General Gutiérrez mellado quien intervino directamente en la creación de sedes de inteligencia establecidas en Bélgica, Francia, Portugal y Suiza. Gutiérrez Mellado, supo ver como la formación técnica tenia importancia, pero sobre todo el análisis en geopolítica internacional y otros modelos de Ejércitos serian claves para remodelar a unas  Fuerzas Armadas que se habían quedado obsoletas y convertirlas en un Ejército moderno y dinámico, al servicio de los españoles.

Frases como las pronunciadas por Gutiérrez Mellado en los años 70 indicando; “No olvidemos nunca que el Ejercito, por muy sagradas que sean sus misiones, está; no para mandar, sino para servir”. Estas palabras retumbando en los cuarteles militares no fueron muy bien recibidas por la parte más reaccionaria de un modelo de Fuerzas Armadas que veía sus últimos días, de la mano del enjuto General y otros como él, nuestras fuerzas armadas se reforzaron y modernizaron para transformarse en un pilar fundamental del Estado, siendo en la actualidad la institución mejor valorada por los españoles.

En el año 1970 el  General Gutierrez Mellado era  profesor principal en la Escuela de Altos Estudios Militares que dependía directamente del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional y vista su visión para gestionar y dirigir; formó parte del Alto Estado Mayor.

Pero fue en 1976 cuando de la mano del Presidente Don Alfonso Suárez, pasó a la política jurando el cargo de Vice-Presidente del Gobierno y Ministro de Defensa, formando un tándem que quedará para la historia de España. En menos de un año, creó el actual Ministerio de Defensa fusionando los anteriores Ministerios del Ejército, de Marina y del Aire. Por cierto, aun se conservan los distintos planes y organigramas que de su puño y letra fueron la base de una reorganización faraónica de una institución formada por miles y miles de personas, otra anécdota de la impronta que dejó el General es que después de más de 40 años de democracia es el único Ministerio que ha mantenido su denominación original, todo un logro si tenemos en cuenta los múltiples cambios de las denominaciones y reestructuraciones ministeriales que hemos vivido.

Fueron años muy difíciles para quienes tenían la labor de cambiar el modelo de las Fuerzas Armadas, tenían al ardua tarea de; crear una estructura y un organigrama para una Fuerzas Armadas modernas y eficaces bajo la subordinación del poder civil, configurar las funciones y misiones de las Fuerzas Armadas en un marco democrático, adecuar las plantillas a las verdaderas necesidades del Ejército español. Todo eso que hoy a los jóvenes nos parece algo inherente a la adecuación de los ejércitos a los nuevos tiempos, en aquellos años era un misión de una inmensa dificultad y muestra de ello fue el intento de golpe de estado de 1981, al cual como todo el mundo sabe el General Gutierrez Mellado respondió como lo que fue; un hombre con unos valores firmes.

En aquellos años pocos como Ministro de Defensa; instauró el día de las Fuerzas Armadas, creó el Instituto Social de las Fuerzas Armadas, actualizó las Reales Ordenanzas de la Fuerzas Armadas, adaptó  la Justicia Militar revisando el Código de Justicia Militar al nuevo ordenamiento jurídico, acciones que llevaron a nuestro Ejercito un soplo de regeneración que lo convirtieron en un nuevo Ejército asentado sobre antiguos valores.

En 1982 recibió la Órden del Mérito Constitucional concedida por las Cortes, todo un refrendo para quien puso todo su trabajo al servicio de nuestra Democracia.

No hace tantos años de aquellos hechos históricos, pero en días como hoy que se escuchan voces que ponen en duda el trabajo y el valor de quienes fueron protagonistas de ellos, las  figuras como la de Gutierrez Mellado se elevan sobre quien ponen en duda ese trabajo. Es por eso que de vez en cuando conviene recordar a esos protagonistas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Gutiérrez Mellado, ese gran desconocido