Opinión /

Las emergencias del siglo XXI

Por Gustavo Galarreta 11 Febrero, 2018 - 10:47

La seguridad global está cambiando y se deben actualizar nuestros procedimientos a la velocidad que lo hacen nuestros riesgos y amenazas.

Simulacro de una atención sanitaria en situación de emergencia en la Universidad de Navarra. PABLO LASAOSA
Simulacro de una atención sanitaria en situación de emergencia en la Universidad de Navarra. PABLO LASAOSA

Hace escasos días tenía lugar en la Universidad de Navarra, dentro de las jornadas Interactivas de Cirugía para Estudiantes, un simulacro en el que se realizaba una práctica en atención sanitaria en situaciones de emergencia. En este caso, se trataba de un atentado con bomba, incluyendo atropellos, así como elementos armados dentro del escenario.

Más allá de lo impactante de las fotos, lo que importa es el fondo de esta experiencia, en la cual nuestros sanitarios se preparan para poder asumir situaciones de estrés que, si nos retornamos a agosto del año pasado, todos vimos y sentimos en las calles de Barcelona.

La preparación de todos los actores actuantes en la prevención y reacción ante cualquier acción generando victimas de cualquier índole debe ser una prioridad para todos ellos. No tenemos que olvidar que de una buena formación en materia preventiva se obtendrán los resultados que permitan minimizar los daños que los que atentan contra la seguridad de todos pretenden infringirnos.

Es por eso que iniciativas como esta tienen que tener su repercusión no solo en el mundo docente como es este caso, sino en toda la sociedad, para que esta vea que nuestros profesionales en materia sanitaria se adaptan a las distintas amenazas que se ciernen sobre nosotros.

Es muy difícil ponerse en la piel una persona que atiende a los heridos en un atentado terrorista como los de Barcelona, Londres, Berlín o París, pero son las acciones como estas las que preparan a estas personas para afrontar los escenarios más complicados.

La seguridad global está cambiando y se deben actualizar nuestros procedimientos a la velocidad que lo hacen nuestros riesgos y amenazas. Nuestros recursos sanitarios de urgencias juegan un papel primordial ante una situación de crisis; ellos lo saben, y por eso se preparan para afrontar las situaciones más complicadas.

Pero no solo puede tirar del carro la comunidad educativa, sino que las instituciones que ejercen el gobierno tienen que apoyar y ser conscientes del importantísimo papel que juegan nuestros recursos médicos de urgencias, ya que muchas veces miran para otro lado o no son conscientes de los recursos que gestionan.

La previsión en materia de seguridad no deja margen de error, ya que son vidas lo que hay en juego. ¿Se imaginan a una comunidad autónoma que no contase con un recurso aéreo preparado en emergencias sanitarias que tenga que enfrentarse a una situación de emergencia? Pues no se lo imaginen, ahora mismo está pasando en Navarra.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las emergencias del siglo XXI