Opinión /

El suicidio en la policía

Por Gustavo Galarreta 15 Abril, 2018 - 10:33

El pasado viernes día 13 se celebró en la Escuela de Seguridad y Emergencias de Navarra, una interesantísima jornada sobre el suicidio en las Fuerzas y Cuerpos de seguridad. 

Jornadas sobre suicidio en la policía celebradas esta semana en Navarra.
Jornadas sobre suicidio en la policía celebradas esta semana en Navarra.

La jornada estuvo organizada por los Sindicatos CESIF y SPF de Policía Foral y la Asociación Unificada de Guardias Civiles

Una jornada sobre un tema muy difícil de abordar pero de gran interés al ver el aforo completo del salón de actos de la Escuela. Estas jornadas han sido las primeras que se celebran a nivel nacional que han recogido esta problemática desde el punto de vista clínico, preventivo, periodístico y social, creo que se debe de reconocer a los organizadores una inquietud que no muchos tienen a la hora de abordar este tema.

Se trató el tema del suicidio dentro de las distintas policías que actúan en Navarra sin diferenciar el color del uniforme, pero si fueron aportados datos de los distintos cuerpos, datos los cuales nos permiten ver que nos enfrentamos a un problema de primer orden, no solo en al ámbito policial si no en el del total de sociedad española.

Se pusieron sobre la mesa una serie de claves que nos pueden ayudar a comprender el por qué del suicidio dentro de los cuerpos de seguridad, los cuales se encargan de protegernos y muchas veces nos olvidamos que ellos también necesitan protección en muchos aspectos.

Se habló de la idealización de la profesión policial, la sociedad estima que  el mero hecho de ser policía te dota de una capacidad emocional que es capaz de afrontar todas la vicisitudes que depara la profesión de policía y eso está lejos de la realidad, muchas veces se dice que los policías están hechos de otra pasta y es obvio que no es así, los policías que sirven a la sociedad emanan de esa misma sociedad a la que sirven y no cuentan con súper poderes, todo lo contrario se enfrentan con escasas herramientas a problemas que harían temblar al más valiente. 

Que es un tema tabú es una realidad que no solo se da dentro de las policías, sino que es un problema generalizado dentro de este fenómeno que se agudiza dentro de un colectivo en el cual el compromiso con los demás a veces hace olvidar la propia salud de uno mismo.

La realidad a la que se enfrenta nuestros policías, muchas veces queda silenciada por grandes titulares que enmascaran el fondo de la noticia y realidades como que la mayoría de casos de intentos de suicidio o suicidios consumados, son los propios policías los primeros actuantes y los que miran a los ojos al suicida. Ese tipo de actuaciones crea una serie de efectos como el la fatiga mental la cual actúa como una pesada mochila emocional que acompaña al policía durante toda su carrera. 

El problema del suicidio dentro de las policías no es nuevo pero tampoco exclusivo de España, desde el punto de vista de la prevención se aportaron datos relevantes  respecto a la incidencia de esta problemática a lo largo de los años,  se habló de como la falta de una buena planificación en el ámbito psicológico en la selección de acceso a las policías puede derivar en un problema grave.

La Guardia Civil es el único cuerpo en España que cuenta con  un Plan de Prevención de conductas suicidas, desde el 2005, el cual ha conseguido rebajar la cifra de suicidios dentro del cuerpo, pero esa reducción no ha sido suficiente para erradicar por completo el número de suicidios dentro del instituto armado, aunque su prioridad es un número cero de suicidios.

No hay espacio suficiente en un artículo de opinión para realizar unas conclusiones sobre las jornadas pero si dar unas pinceladas sobre cómo afrontar el problema; en primer lugar no silenciar los hechos y abordarlos desde un punto de vista clínico, hablar del suicidio no es malo, realizar análisis concretos de cada caso, integrar más a la salud mental en tareas de salud laboral así como crear unos perfiles laborales para mejorar la prevención.

Con  la máxima de que cualquier persona puede ser un aliado en la prevención del suicidio, se puede decir, que; quien cuida de la salud de quien nos protege tiene como reto el potenciar la salud mental como síntoma de salud y debe tener un compromiso institucional para conseguir la creación de programas preventivos o la potenciación de los ya existentes.

Desde el punto de vista de los medios de comunicación se habló de la visualización del suicidio como una de las tareas pendiente de análisis u estudio, la revisión de los libros de estilo de los distintos medios de comunicación es una tarea pendiente, siempre buscando que la información sobre el suicidio esté basada en la calidad de esa información y de la necesidad de que ese hecho tenga carácter noticioso. No he mencionado a ninguno de los ponentes porque todos y cada uno de ellos aportó importantísimos puntos de vista desde una perspectiva distinta.

Si quiero mencionar a Elena Aisa, de la Asociación Besarkada-Abrazo, asociación de personas afectadas por el suicidio de un ser querido, quien clausuró las jornadas con un discurso sobre la importancia que tiene el trato humano por parte de la policía en una actuación de suicidio, sus palabras estuvieron llenas de verdad y sentimiento que sin duda fueron un cierre perfecto.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El suicidio en la policía