Opinión /

Copa del Rey, Anaitasuna

Por Gustavo Galarreta 13 mayo, 2016 - 7:00

Después de que hace dos años pamplona acogiese la Final de la Copa del rey de Balonmano, otra vez la Real Federación Española de Balonmano y la Liga ASOBAL 

han depositado en la Sociedad Cultural Deportivo Recreativa Anaitasuna  su confianza para que la capital navarra de la mano de Anaitasuna, organizase la 17ª Final de la Copa del Rey, donde se dieron cita cuatro de los mejores clubs de balonmano de España. Más allá de los resultados deportivos donde Anaitasuna logró el pase a la final y se lo puso muy difícil a uno de los mejores equipos a nivel internacional como es el Barcelona, me gustaría destacar el gran trabajo organizativo que realizó la sociedad deportiva Anaitasuna a la hora de preparar un evento tan importante como una final de la Copa del Rey de Balonmano.

Cuando en tan poco espacio de tiempo una misma ciudad y un mismo organizador repiten la difícil tarea de acoger un evento de esta dimensión, dice mucho del trabajo previo de quien gestiona el evento y esta no es otra que la Sociedad  Anaitasuna quien ha vuelto a demostrar a todo el mundo que es capaz de gestionar la dificilísima tarea de supervisión de un evento deportivo de estas características, empezando por la gestión y distribución de cuatro aficiones durante todo un fin de semana venidas a Pamplona desde Barcelona, León, Logroño y toda Navarra que empujó a Anaita hasta la Final.

Casi siempre, los medios de comunicación; tanto generalistas como deportivos se centran en los resultados deportivos olvidándose muchas veces del esfuerzo que conlleva organizar este tipo de eventos y en parte a los que nos dedicamos al análisis en materia de seguridad nos gusta ese segundo plano, porque indica que todo ha salido bien tanto en el ámbito organizativo como en el de la seguridad y el espectáculo del deporte brilla en su máximo esplendor. Pero para que eso ocurra son muchos los meses anteriores de preparación y mucha la gente implicada en que el proyecto salga adelante sin ningún tipo de incidencia. Pues este fin  de semana pasado así ha sido y los jugadores del Anaitasuna y el Barcelona han sido los protagonistas.

El trabajo callado de quien en la sombra organizaron la final; desde el control de accesos, gestión de aficiones, miraron en todo momento que se respetasen la medidas de seguridad y realizaron todo el trabajo de administración que siempre queda soterrado, pueden estar seguros de que su trabajo fue realizado con solvencia y eficacia.

España entera ha observado como Pamplona no desmerece frente a ninguna otra ciudad en materia de organización de eventos, con todo lo que eso conlleva en materia de imagen y en materia económica.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Copa del Rey, Anaitasuna