Opinión /

Los ataques de Fontellas y Ribaforada

Por Gustavo Galarreta 19 septiembre, 2016 - 10:43

Tras la entrada en prisión del causante de los preocupantes ataques a las iglesias de Fontellas y Ribaforada, debemos tomar el caso con la importancia real que tiene.

Tras la entrada en prisión del causante de los preocupantes ataques a las iglesias de Fontellas y Ribaforada, podemos y debemos tomar el caso con la importancia real que tiene. Con un total desprecio del atacante hacia la orden de alejamiento dictaminada por el juez después del ataque contra la iglesia de Fontellas, esta persona de origen marroquí repitió los hechos y soflamas del islam más integrista tras atacar la iglesia de Ribaforada.

Podemos ver el caso desde el ámbito local y pensar que este tipo de hechos responde más a las acciones de una persona con las facultades mentales perturbadas que a una entidad mayor como podría ser su integración en un grupo de actividad terrorista. Pero también se podrían tomar a nivel local lo ocurrido hace escasos días en la localidad madrileña de Illescas, donde un ciudadano marroquí fue detenido tras entrar en una sala de juegos  al grito de “Alá es grande”  armado con dos cuchillos y una maza.

Puede parecer que la relación entre estos casos es mínima, pero si lo miramos desde el prisma de las redes de captación de los grupos terroristas que proclaman la yihad global, estos dos simples ejemplos son una muestra del caldo de cultivo donde pescan los terroristas para captar a sus adeptos más susceptibles de entrar en una espiral de radicalización que posteriormente les lleve a cometer actos de barbarie extrema.

Me gustaría exponer una serie de datos que han sido analizados por Fernando Reinares y Carola Gracia Calvo en un informe sobre El Estado Islámico en España. Este tipo de análisis son imprescindibles en la lucha anti terrorista. Podríamos poner el símil de un incendio; cuando se produce un incendio, se deben tomar las medidas paliativas necesarias en tiempo y forma, si no se coordinan bien los medios tendremos un incendio de mayores proporciones que si se toman las medidas correctas, pero no solo son las medidas de extinción las únicas necesarias, también las preventivas en materia de incendios son necesarias como desbroce, limpieza de cortafuegos, etc. Pues bien en materia antiterrorista todavía son más importantes las medidas preventivas que las paliativas, de la documentación y análisis de casos como el de Fontellas y Ribaforada se pueden evitar otros actos mucho peores.

De las personas detenidas por actividades relacionadas con el Estado Islámico entre los años 2013 y 2016 un 83,1 % fueron hombres y un 16,4 % mujeres, siete de cada diez hombres estaban casados de lo que se desprende que contar con un entorno familiar y con hijos no es incompatible con la pertenencia a grupos de terroristas que cuentan con los ataques suicidas contra la población como una de sus técnicas, es más; varios individuos se han trasladado a paises como Siria con toda su familia para participar en las actividades del Estado Islámico en Siria en algunas ocasiones con la oposición de sus mujeres.

Si hablamos de las nacionalidades de estas personas detenidas en el tramo anteriormente citado se desprende que el 45,3% cuentan con nacionalidad Española el 41,1 % son de nacionalidad Marroquí y el 13,6 restantes de otras nacionalidades. Cuando se analizan este tipo de actividades relacionadas con el Terrorismo de corte integrista islámico se puede llegar a pensar que los detenidos y así como los perpetradores de acciones terroristas con acciones suicidas deben estar imbuidas y ser conocedoras en profundidad del Islam, pues no es así; de los datos que se desprenden del informe de Reinares y Calvo indican que solo el 11% tiene un conocimiento del Islam relevante así como de la saharía, la ley islámica que rige en los territorios bajo el control del Estado Islámico que muchos tienen como punto de destino. Estos son algunos datos que corresponden a los perfiles socio demográficos de los detenidos, vemos que muchas veces no se corresponden con el estereotipo que nos imaginamos como el del “lobo solitario”.

Tan importante es el perfil del terrorista como cuál es el contexto, ciclo vital y entorno en el que se mueven para su radicalización, este proceso cada vez más corto se ha agudizado desde el año 2013. Este proceso es en el cual el individuo acaba absorbiendo la versión más belicosa del salafismo.

La franja de edad entre los 15 y los 24 años es el tramo donde más jóvenes se inician en el proceso de radicalización, la mayoría dentro de España pero se dan casos de personas que se radicalizan en otros paises y regresan a España. Todo el mundo sabe de la fuerza que tiene el Estado Islámico en internet y las redes sociales pero solo el 18,4 de los detenidos se ha radicalizado exclusivamente Online, la mayoría realiza este proceso por las dos vías; fuera y dentro de la red. Fuera de la red son los domicilios privados con un 73,3% donde más se han realizado estas acciones de radicalización seguido de los centros de culto con un 53,3 % también los centros penitenciarios son uno de los lugares preferidos para los captadores de nuevos adeptos para el Estado Islámico.

Con todos estos datos se quiere mostrar que más allá de las portadas con detenciones de terroristas, hay un trabajo de análisis inmenso y que casos que pueden parecer nimios son estudiados a fondo por quien se dedica a prevenir esta lacra que es el terrorismo yihadista.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los ataques de Fontellas y Ribaforada