• martes, 13 de abril de 2021
  • Actualizado 04:18

 

 
 

Opinión / Editor del Grupo Diariocritico.

Que cien años es mucho, mucho tiempo...

Por Fernando Jauregui 10 diciembre, 2016 - 10:11

Le pido a usted perdón, antes que nada, por escribir sobre lo que voy a escribir.

Quizá esperaba usted que hoy tratase sobre el referéndum imposible de Puigdemont, o sobre mi desesperación ciudadana -tengo mi despacho y mi garaje en la Gran Vía clausurada por la alcaldesa Carmena--, o sobre la crisis de Podemos -de la que no sé nada, la verdad; bueno, nadie sabe nada--, o sobre el 'Gobierno Soraya', o sobre el viajero Pedro Sánchez... Y no. Sobre todo eso, seguro que volveré a tener que tratar, como estoy seguro de que el año próximo repetiré mi artículo sobre la reforma de la Constitución, porque a este paso, temo que poco vamos a avanzar. Pero hay solamente un día hábil para glosar que una parte de nuestra Historia con mayúscula, ha cumplido cien años.

Claro, hablo de Kirk Douglas, o como diablos se llame en la vida real (aunque lo realmente real son las cien vidas que ha encarnado Kirk Douglas; la otra, la del tal Danielovitch Demsky, es el pretexto, el maniquí, para encarnarlas). Y no, no hablo solamente de 'Espartaco', o del oficial de 'Senderos de Gloria', o del 'Loco del pelo rojo', del vikingo, del cow boy... Estoy hablando de una época ida, en la que los héroes eran gentes inequívocamente de este lado y no había falsedades de ordenador a lo monstruos de Spielberg.

Y hablo de unos Estados Unidos hacia donde los europeos -y no digo nada los españoles de 'Bienvenido, míster Marshall'-- mirábamos como la meta a alcanzar, porque la fabricaba, en decorados muy bien conseguidos, Hollywood.

No quiero presumir de veterano, porque presumir de tal cosa es tontería: si uno tiene suerte, llega a determinada edad, en la que va comprendiendo que la vida es una cosa que, en general y si has tenido un mínimo de suerte, está bastante bien, pero se acaba.

Simplemente quiero decir que una de las pocas cosas que he aprendido en el ejercicio de décadas de mi maravillosa profesión es que no sobreviven los más fuertes, porque más fuerte era el negro aquel que no quiso matarle como gladiador, y murió por su acto compasivo, que hoy llamarían impulsivo. No; sobreviven quienes tienen que sobrevivir, y ahora le explico esta aparente perogrullada.

Hice un reportaje sobre centenarios para una televisión y comprobé que los supervivientes no lo eran por haber tenido una vida más regalada, sino porque habían mantenido siempre el sentido del humor, con una deriva hacia lo lúdico, y también porque mantuvieron inalterable su curiosidad intelectual, entendida en un sentido muy amplio; ellos no lo entendían, en general, y atribuían el seguir aquí abajo a no haber fumado mucho, o a haber comido siempre frugalmente, sin percibir que esas no son sino ayudas, muletas para sostener el armazón.

Y no quiero que parezca ni pedagógico ni moralizante lo que digo, pero en todos los casos que constaté, hubiesen hecho de su vida lo que hubiesen hecho, los hombres y mujeres que llegaron lúcida y lo más divertidamente posible a centenarios resulta que podían certificar que no habían hecho una faena a nadie, conscientemente, durante todo su pasado. Todos tenían en sus biografías algo que los enaltecía por haber hecho siquiera un gesto para mejorar la vida de quienes los rodeaban, como si las vidas agradecidas de otros les hubieran ayudado a prolongar las suyas.

No quiero decir que todos los centenarios sean buenos, ni que la longevidad sea un signo de integridad. Ni siquiera que una tal longevidad sea buena: para mí no la deseo. Pero en los ojos apagados de los realmente viejos, y lo dice quien ha convivido con familiares casi legendariamente longevos, he podido ver brillar la lucecita de la compasión por los demás.

Quizá porque han tenido tiempo de aprender lo que en verdad es la naturaleza humana y qué es lo realmente importante. No, no volverán los tiempos de Espartaco, ni de Ben Hur (Charlton Heston también ha sido uno de mis clásicos favoritos), ni los que hicieron posibles todas aquellas películas multitudinarias de Samuel Bronston, llenas de extras con chinos y ayunas de trucos cibernéticos, que nos hablaban de inmensas gestas.

Estamos, déjeme filosofar un poco, en otra época, que yo definiría como la de la ausencia de grandes causas por las que luchar y, al tiempo, la de la rebelión de las masas poco esclarecidas contra lo establecido. Y, entonces, Brexit. O lo de Renzi. O, peor en mi opinión, Trump. Que representa lo más casposo de las películas de serie B que en el mundo han sido, ya que estamos en el terreno de lo cinematográfico: está entre el John Wayne más machista y el Bob Hope más ridículo.

Le han preguntado estos días a Douglas por su opinión sobre Trump, y, por lo que he visto, se ha ido por la tangente, evidenciando que no le produce ningún entusiasmo, pero sin llegar a expresar, hasta donde sé, rechazo.

El enorme actor ha sido cauto, pero algo es obvio: él, con sus cien años, su ya muy escaso pelo blanco y sus eternos ojos alerta, es la encarnación de una etapa que se va, de bonhomías y de tipos de una pieza.

El otro, septuagenario al fin, con su magnífico pelo color naranja de bote, encarna una era que llega ya envejecida por el mal uso de riquezas dilapidadas en dorados horteras y que, lejos de reafirmarnos en nuestros principios, está haciendo que todo, empezando por eso que ha dado en llamarse el Sistema, se tambalee.

Y lo que es peor, sin que sepamos por qué diablos quieren sustituirlo, más allá de una serie de proclamas que no valen ni el tinte del cabello del 'man of the year'.

Que jamás podría haber encarnado los valores morales de Espartaco y que a mí me recuerda a veces al peor Jerry Lewis, que es el payaso gesticulante, más que el malo, de la película. A tu salud, Kirk: quizá aún te dé tiempo de vivir el espectáculo, decorado en oros, que nos espera. No tendrás, ay, que esperar mucho tiempo para verlo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Que cien años es mucho, mucho tiempo...