Opinión /

Nacionalistas de alcantarilla: cuanto peor, mejor

Por Fernando Aranguren 11 noviembre, 2018 - 10:24

Sábado, seis de la tarde, he llegado a Bilbao con mi mujer y dos amigos al concierto organizado por MTV y subvencionado por la Diputación de Vizcaya. Precio del espectáculo 5 euros.

Vecinos de Alsasua muestran su odio contra un acto cívico en su localidad. MIGUEL OSÉS
Vecinos de Alsasua muestran su odio contra un acto cívico en su localidad. MIGUEL OSÉS

Riadas de gente en los aledaños de San Mamés y es que la ocasión lo merecía , en el mismo cartel Crystalfighters y Muse por menos de lo que cuesta una copa. Tarde-noche para disfrutar de unos potes y un descomunal espectáculo.

El fin de semana pasado se celebraron la entrega de los premios europeos en el “bocho”. Toda una semana de conciertos de grupos locales, nacionales e internacionales. Y, como colofón, una gala en el BEC seguida en directo en más de 135 países. ¿Cuánto costaría una campaña de turismo de semejante envergadura?

Indagando un poco en la red descubro que dicho evento ha supuesto 5.500 habitaciones de hotel, 3.120 kg de maquillaje o 16.000 raciones de comida, por no hablar de los litros de alcohol. El impacto económico se cifra en 44 millones de euros. Ahí es nada.

El domingo con la euforia de lo vivido el del día anterior desde el sofá observo cómo todos los informativos comienzan con directos desde Alsasua. Y no puedo evitar una reflexión: la distancia abismal entre la imagen que se transmite de Navarra, piedras y capuchas incluidas, y la que se proyecta de una ciudad como Bilbao, de la que apenas les separan cien kilómetros.  

No pude evitar preguntarme a quién beneficiaba el espectáculo. Y, como ya ha comentado Ancín, concluí que a los señoritos del PNV le encaja perfectamente aquella célebre frase de Mariano Rajoy: “Cuanto peor, mejor”.

Nuestros vecinos del oeste se frotan las manos, nos hemos quedado con los nacionalistas de alcantarilla y caverna, los que no quieren salir de su cueva. ¿Permitirían Urkullu y compañía un espectáculo similar al que se vivió en Alsasua a orillas de la ría? Resulta, cuanto menos, difícil de imaginar. Sin embargo, a nuestro gobierno no parece quitarle el sueño que desde fueran nos vean como unos cavernícolas sin respeto a las normas más básicas de convivencia, como gente dispuesta a sacar a pasear el odio inyectado durante años en algunos pueblos de nuestra tierra. A nuestro gobierno le importa un pimiento que desde fuera nos vean como unos cavernícolas sin respeto ninguno.

Hace pocos días me comentaba un buen amigo que un estudio sobre los Sanfermines alertaba de que su impacto mediático estaba descendiendo a pasos agigantados. ¿Saben qué han hecho Barkos y compañía con dicho informe? Meterlo en un cajón para que coja polvo, haciendo de nuevo válida la receta del cuanto peor, mejor.

Debemos unir fuerzas por mejorar la imagen de Navarra, mirar al futuro y caminar hacia adelante, progresar para dejar a futuras generaciones una tierra mejor y más próspera; Si los cavernícolas siguen ganando terreno en el espacio público en unos años no reconoceremos nuestra tierra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Nacionalistas de alcantarilla: cuanto peor, mejor