Opinión /

Las insumisas de Cuenca

Por Fernando Aranguren 17 octubre, 2018 - 9:45

A estas alturas, hay pocas cosas que nos sorprendan del concejal con camisetas de Marvel...

Armando Cuenca (Aranzadi) Spiderman.
Armando Cuenca (Aranzadi) Spiderman.

Hace unos días este medio publicó una noticia en la que se reproducía un tuit del concejal de Pamplona, Armando Cuenca, más conocido como Spiderman o el gurú de Pío XII, que cito textualmente:

“Según San Google, el parque de la Insumisión ya es una realidad. Zorionak a [email protected] los que lo habéis hecho posible y gracias a todos los insumisos e insumisas que nos libraron de pasar un año aprendiendo a pegar tiros”.

El titular de la noticia se centraba en su última frase y el hecho de haber evitado utilizar un arma en la mili. Pero lo que me llama poderosamente la atención, supongo que es defecto profesional, es la estupidez a la que estamos llegando en el uso de la lengua española, una de las más ricas y utilizadas en el mundo. Como bien habéis leído, Cuenca se refirió a “Insumisos e insumisas”.

Aquí el error no es gramatical, como hemos visto a otros compañeros suyos decir “portavoces y portavozas” o “miembros y miembras” para términos que se les denomina comunes en cuanto a género, a los cuales con cambiarles el artículo que les precede es suficiente, ya que sino diríamos taxistas y “taxistos”, turistas y “turistos” o atletas y  “atletos”.

Lo preocupante de todo esto es que un representante público tenga el poco nivel como para desconocer que el servicio militar obligatorio -por cierto suspendido el 31 de diciembre de 2001 bajo mandato de Jose Mª Aznar, algo que no le agradará-  no era obligatorio para las mujeres, por lo que es imposible que hubiese habido insumisas que se negaran a pasar un año destinadas en cualquier punto de España.

A estas alturas, hay pocas cosas que nos sorprendan del concejal con camisetas de Marvel. La corriente progre que se dedica a retorcer casi cada término de la RAE lo ha engullido, de manera que se permite el uso de términos sin sentido.  Y como dice Pérez Reverte “La lengua española no es algo que se improvise o cambie en cuatro años, sino un largo proceso cultural cuajado durante siglos, donde ningún imbécil analfabeto - o analfabeta- tiene nada que decir al hilo de intereses políticos coyunturales”.

Solo espero y deseo que este artículo de un humilde trabajador de la tiza llegue a más personas que todas aquellas insumisas que lucharon para que  Cuenca no tuviese que empuñar un arma o quien sabe…pelar patatas en un barracón.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las insumisas de Cuenca