Opinión / Tribuna

Imarcoain, ciudad de la basura

Por Fernando Aranguren 21 septiembre, 2018 - 10:08

El autor analiza la decisión de Bildu de llevar la nueva planta de residuos a terrenos del Ayuntamiento de Noáin-valle de Elorz. 

Vecinos del Valle de Elorz-Noáin protestan por la instalación de una planta de tratamiento de residuos en el Valle de Elorz. CEDIDA
Vecinos del Valle de Elorz-Noáin protestan por la instalación de una planta de tratamiento de residuos en el Valle de Elorz. CEDIDA

Solo siete días han bastado para que se caigan las caretas. El 11 de septiembre, tras una concentración vecinal de rechazo a la planta de Imárcoain, el alcalde, Alberto Ilundáin (Queremos), dijo que no había nada definitivo, que llevar las basuras de los cincuenta municipios de la Mancomunidad a Imárcoain era solo una opción. Admitió, eso sí, que era la primera de la lista, pero insistió en que se trataba de una más. Los hechos se han empeñado en diluir sus palabras.

Siete días más tarde, en un auditorio con menos público del deseado para un asunto de tal calibre, Aritz Ayesa (Bildu), presidente de la Mancomunidad de la comarca de Pamplona (MCP) hizo aparición escoltado por su cuadrilla.

La tarde, que se preveía dura, acabó con una faena basada en largas cambiadas, Ayesa evitó responder a la mayoría de las preguntas que se le formularon. Se encontró con un público que, a pesar de escaso, formuló preguntas bien argumentadas y con datos contrastados.

Entre los asistentes estaba Francisco Galán, uno de los creadores de Góngora, dijo que podría tener una vida hasta el 2092 y que desmontaba el argumentario que traían preparado para hacerle un lavado de cara al proyecto y contar las bondades de implantar una infraestructura de semejante envergadura a escasos metros de la población o de un centro sanitario que también alberga la ciudad del transporte.

Mientras tanto Ilundáin, a pesar de mostrarse contrario, centró su discurso en conseguir contraprestaciones económicas para el municipio. ¿Será ese el peaje que va a tener que pagar gracias a sus compañeros de viaje en esta legislatura?

Ayesa afirmó que las basuras irán a Imárcoain sí o sí. Incluso se atrevió a decir que en los años ochenta cuando se creó Góngora ,su familia (es hijo de Javier Ayesa, concejal de EA en el Ayuntamiento de Pamplona durante más de veinte años) sufrió acoso y amenazas en el domicilio familiar debido a la creación del vertedero.

Sería de agradecer que su memoria, tan fresca para recordar acontecimientos desagradables, estuviera igual de viva para rememorar el acoso y las amenazas de tantas familias en aquellos años de plomo.

Padecimientos aparte, también ofreció una mesa de trabajo, de diálogo, cooperación… iniciativas todas ellas que nacen muertas porque ha sido él quien ha zanjado el debate: la basura irá a Imárcoain. Y punto

Ahora entendemos el oscurantismo que ha habido con este asunto, cómo se han viciado los baremos, cómo los vecinos nos hemos enterado de todo por la prensa o por qué el concejal de Bildu, Lorenzo Irisarri, admitió en el último pleno que debía haber informado a los presidentes de los concejos de una reunión en la mancomunidad, pero tuvo un problema informático y esos mails nunca llegaron.

El mea culpa de Irisarri coincide, qué cosas, con un informe publicado hace unos días por la Fundación Compromiso y Transparencia en el que señalaba a Bildu como el partido más opaco de España.

De los cincuenta municipios de MCP, es sencillo imaginar que ninguno soporta una carga similar a la de Noáin-Valle de Elorz (Aeropuerto, Terminal de mercancías, Canal de Navarra, AP-15, A-21).

Un ejemplo: ¿Cuánto tarda la línea 16 de la MCP Noáin-Pamplona? Les aseguro que no es la mejor opción para evitar la “amabilización”. Por no hablar de Imárcoain, la localidad que se verá más afectada y que ni siquiera tiene línea de villavesa, pero en cambio se van a tragar las basuras y los olores de esos otros cincuenta municipios que tienen mejores servicios respirando aire más limpio.

Hubo un tiempo en el que Noáin-Valle de Elorz era reconocida internacionalmente por proyectos vanguardistas como “El Parque de los Sentidos” que es reclamo de muchos de los que visitan nuestro pueblo. Desde ahora, Noáin-Valle de Elorz será el municipio de las basuras.

Unos lo llaman cambio, yo lo llamo cambiazo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Imarcoain, ciudad de la basura