• domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 15:49

 

 
 

Opinión / Sabatinas

Violar por necesidad

Por Fermín Mínguez 20 octubre, 2018 - 12:17

¿Sabían ustedes que los futbolistas no deben levantarse a cuidar de sus hijos cuando lloran de noche? ¿Y que los guapos no violan porque no tienen esas necesidades ni esos apretones? ¿No? Yo lo he aprendido este mes.

Juanma Castaño y José Ramón de la Morena sobre un montaje.
Juanma Castaño y José Ramón de la Morena sobre un montaje.

Lo han dicho Juanma Castaño y José Ramón de la Morena este mes en sus programas de radio deportiva. Matizo lo de prensa deportiva porque nos gusta demasiado cambiar el foco del problema y generar debate en los arrabales del mismo en lugar de centrarlo.

He leído titulares que dicen que la prensa deportiva española frivoliza con estos temas, y miren no, el problema  no es la prensa deportiva española, el problema son todas aquellas personas, individuos e individuas, que confunden derechos y obligaciones y acaban teniendo un enfoque funcional según el sexo de cada uno. Soy muy fan de la prensa deportiva, herencia paterna supongo, y no me imagino algunos de mis referentes como Ramón Trecet, ídolo, Fermín de la Calle, Ernest Riveras o Alfredo Martínez diciendo semejante barbaridad, así que generalizar no ayuda. Estos dos tipos, por mucha audiencia que tengan no pueden representar a todas las personas que hacen radio deportiva.

Tampoco creo que el problema sea territorial o político. He oído también que esto es la representación de España, que es lo que se puede esperar de este país y demás. Aprovechando cualquier oportunidad para inflamar discursos partidistas. Siento romperles el corazón, pero tengo un dato incontestable: zotes hay de todos los signos, colores, partidos y tendencias. Zote dice la rae que es “ignorante, torpe y muy tardo en aprender” así que no insulto, defino.

Lo dicho, esto no es un problema de gremios ni de tendencias, sino de zotismo. Es más creo que la base está en confundir derechos con obligaciones y creerse con la capacidad de repartir unos y otras según convenga. Y también con esa idea de la igualdad que parte del reparto de tareas como descarga para la mujer y que nos premia por bajar la basura o poner el lavavajillas, y miren por ahí no. La idea de igualdad, al menos la mía que no tiene por ser correcta, pasa por asumir las obligaciones que son consecuencia de las decisiones que vamos tomando. Me intento explicar utilizando el ejemplo de Juanma Castaño y los padres futbolistas, que dicho así suena como nombre de grupo indie.

Juanma dijo que los futbolistas no podían levantarse por las noches porque viven de su cuerpo y perjudica a su carrera, que no era su función y que había que entenderlo. Obviamente le cayó la del pulpo. Del físico y de la claridad mental vivimos todos, y si ustedes van con sueño a trabajar después de una noche de guardia infantil no rinden igual, y no son todos ustedes futbolistas, ¿no?

Es más, entre nosotros, si yo tuviera que elegir quién prefiero que vaya a trabajar con sueño, prefiero que sea un futbolista, con su agotadora jornada laboral de diez a dos, que un conductor de autobús, una cirujana, o cualquier docente, ya que las repercusiones de que hagan peor su trabajo son bastante más graves. Para ser honesto diré que Juanma Castaño lo intentó arreglar al día siguiente diciendo que no se refería solo a los futbolistas varones, sino a todos los deportistas de élite en general, y que el resto de la polémica eran ganas de linchamiento y ruido. Y tan ancho. No le entendimos y queremos perjudicarle, pobre.

Vamos a ver, si uno decide tener un hijo, que no es ni derecho ni obligación, ojo, es una decisión personal, tiene que asumir también las consecuencias. Y si se decide tenerlo en pareja, que también es una decisión personal, pues tocará asumir y repartir las obligaciones, ahora sí, que conlleva tener un hijo, parece fácil, ¿no creen? Hasta donde sé y mi experiencia me refuerza, los bebés lloran, comen cada poco tiempo, son incontinentes y no razonan, como raza los humanos somos un fraude al nacer, y esto no lo cambia aunque seas futbolista profesional, ni ninguna otra profesión, y la solución no es que alguien te cuide los niños para que descanses y mucho menos que las mujeres tengan que renunciar a su carrera profesional para ser madres, la solución está en generar un entorno laboral donde la conciliación entre la vida profesional y familiar sea posible, de esta forma la maternidad dejará de ser un hándicap, y la decisión de cuidado no estará condicionada por ser mujer u hombre.

Esta es mi idea de igualdad, mejor dar soluciones por igual que se mantengan en el tiempo, que ayudas puntuales que no cambiarán la percepción social, pero esta es mi opinión, claro. Lo que si tengo claro es que una jornada laboral de futbolista en poco puede mejorarse para que sea más conciliadora, así que la excusa no se sostiene.

El otro tema es peor. Cristiano Ronaldo está acusado de violación, en un caso que aparece cada cierto tiempo y en el que hubo un acuerdo extrajudicial de por medio para evitar que llegase a juicio y que se ve que no ha sido suficiente. Entiendo y comparto que se defienda la presunción de inocencia, pero de ahí a decir que esto es mentira porque un chico guapo como Ronaldo no tiene la necesidad de violar a nadie, además de asqueroso, miserable y rastrero es estar muy lejos de la realidad. Es más, dijo que si fuera al revés, le sería más fácil de entender. Es intolerable desde cualquier punto de vista.

Siempre he creído que hay dos tipos de violadores, los que tienen una patología mental que les impide distinguir qué están haciendo, una minoría, y todos los hijos del demonio que se creen que follar es un derecho adquirido que tienen por el hecho de ser hombres. Para esta gentuza el mensaje es precioso, don Ramón, precioso, si no han conseguido convencer a nadie de que son una buena opción de compañía no se preocupen, siempre pueden buscar a alguien y someterla contra su voluntad si les da un apretón. Apretón dijo el muy cabrón (primera acepción, como mínimo).

La necesidad de violar dijo también. Delinquir no es ninguna necesidad, y violar es un delito grave, tratarlo como una chiquillada es tener un nivel moral de hiena. Y me niego a entrar en el debate de que si ellas provocan, porque si entramos jugamos todos, y a mí me puede provocar tensión estas declaraciones y tener la necesidad imperiosa de partirle la cara a quien las ha dicho, o tener el apretón de reventarlo y según esta teoría estaría justificado, ¿no? Pues mire, no lo voy a hacer, porque tengo la capacidad de saber diferenciar entre lo que está bien y lo que está mal. El riesgo es que este mensaje se transmite a millones de oyentes, muchos de ellos jóvenes a los que se les está diciendo que violar, aunque esté feo corazones, es una opción.

Luego nos enfundamos en lazos y pancartas feministas, y creamos debates sobre si es conveniente decir mariconez en 2018 o mejor cambiar la canción, mientras seguimos consintiendo que se envíen este tipo de mensajes justificando las agresiones sexuales. Después no vale echarse las manos a la cabeza con casos como el de la manada, los pobres muchachos tuvieron una necesidad, un apretón común, ¿no? Miserables.

Espero que Ronaldo sea inocente, de verdad, pero porque espero que esa chica no tuviera que pasar por el trago de que la violaran. Y si es así, y ella está mintiendo, que la denuncien, que la condenen y que asuma las consecuencias de sus actos, pero esto no quitará un ápice de responsabilidad al resto de violaciones que se cometen diariamente por ratas despreciables, más de cuatro diarias en España, es una barbaridad vergonzosa.

Sobran opiniones como estas y las explicaciones posteriores a la hora de trabajar por la igualdad, y ya que no creo que tengan más consecuencias que la trifulca en redes sociales que no sirve para nada, confío en que aquellos que tienen capacidad para llegar a millones de personas, sean conscientes de lo que impactan y pueden producir sus opiniones. Basta ya de difuminar y justificar las agresiones sexuales y  basta ya de tutelar el papel de las mujeres como gesto de generosidad. No es cuestión de facilitar la igualdad, sino de no impedir que se produzca; no es sólo condenar, sino no agredir. Y no promoverlo, claro.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Violar por necesidad