Opinión / Sabatinas

Vídeos

Por Fermín Mínguez 27 febrero, 2016 - 9:00

Ya avisaba la canción de los Buggles de que el vídeo había matado a la estrella dela radio. De hecho al ritmo que va acabará también con la de la propia televisión.

Es curioso que el vídeo de esta canción inaugurara las emisiones de la MTV en 1981 cuando era una cadena musical, antes de llenarse de formatos nada musicales.

Formatos muy vinculados con los videos, con la inmediatez de la información y con las redes sociales. Ha habido dos vídeos que han corrido esta semana, de esos que te envían para comentar y compartir.

Uno es obviamente el de la selección española de rugby a 7 ayudando al personal del hotel donde estaban en Fiji a poner las defensas para defenderse del temporal Winston (si, era previsible que hablar de este video, era previsible).

El otro es el que publicó este medio con la comparecencia de los concejales de Bildu en el ayuntamiento de Pamplona para explicar la decisión de transformar una escuela en castellano en euskera de un día para otro.

En el primero un equipo nacional que está entrenando y compitiendo en Fiyi, se encuentra con un temporal que azota la isla y según llega de entrenar, sin cambiarse siquiera, se pone a disposición del personal de hotel y de los vecinos para echar una mano y ayudar.

No parece una actividad de autobombo sino más bien la decisión lógica de un grupo de amigos ante una situación de necesidad. Es cierto que no es habitual, y mucho menos en una selección deportiva de élite (una cosa es que no tengamos la transcendencia ni los sueldos de otros deportes y otra que no consideremos de élite a un equipo como la selección de rugby a 7), que se remanguen y den ejemplo ayudando, cuando perfectamente hubieran podido recluirse en sus habitaciones y esperar a que el temporal pasara. Así es como se explican mejor las cosas, haciéndolas.

Y si es sin darle importancia, mejor. Hago lo que creo que tengo que hacer independientemente de mi situación, lo hago porque creo que lo tengo que hacer, y porque es bueno.

Einstein decía que liderar con el ejemplo no es la mejor forma de liderar, es la única forma de hacerlo. Hago y punto. En una de las entrevistas posteriores que les hicieron explicaban que no hicieron otra cosa diferente de lo que hacen habitualmente, comportarse como un equipo y trabajar por el bien común.

¿Cómo no se nos va a llenar la boca a los rugbistas hablando de nuestro deporte y sus valores? No contentos con esto, organizaron luego un torneo amistoso para donar todos los beneficios a la reconstrucción de los destrozos causados por el tifón Wilson. Práctico, sencillo y efectivo. Hago lo que está en mi mano, lo mejor que puedo.

El segundo vídeo muestra una charla en la que se intenta explicar la decisión de cerrar una escuela en castellano moviendo a los alumnos y profesores que están ahora y no quieran este cambio a irse a otros centros. En un momento dado el teniente de alcalde de Pamplona cuando los padres critican la ausencia de datos fiables, y piden más información dice: “No os fiéis de las cosas que se están contando”.

Lo cual es seguido por una carcajada y un aplauso irónico por parte de los padres, y diría que el mismo concejal sonríe cuando se escucha.

La cruz del otro vídeo. Ante la imposibilidad de acreditar mi comportamiento con mis datos, critico a los demás. Yo no te puedo explicar pero son los otros los que te engañan. No hay que fiarse de lo que cuentan pero de mí, aunque no haya hecho nada para ganar credibilidad. Lo que hay que hacer es desconfiar del resto.

Aprovecho una de estas frases que circulan por redes sociales con imágenes de refuerzo (algún día hablaremos de las imágenes que acompañan a las frases de autoayuda, ¿quién las elige?, ¿estarán recibiendo el tratamiento y cuidados que precisan?, en fin…) que dice que es mejor trabajar en silencio y dejar que el éxito haga todo el ruido.

En el caso de la selección de rugby el ruido ha venido después de hacer el trabajo, posiblemente sin esperarlo, y ahí están.

En el segundo hay un revuelo formal y de aprovechar la situación en la que se está para decidir por otros. Así no os vamos a creer, pero ni a estos ni a ninguno. Las imposiciones no se entienden, no se creen, solo se acatan y en el mejor de los casos. El cambio impuesto dura lo que dura su promotor, Quizás por eso las prisas. Los cambios de fondo perduran porque se transmiten.

El vídeo de Fiji les aseguro que lo hemos puesto en todas as escuelas de rugby, nos lo hemos enviado todos los equipos por los grupos de whatasapp intercalado entre los debates en los que refutamos a Nietzsche y las imágenes de paisajes de Gauguin que solemos enviarnos.

A nadie nos ha extrañado que lo hicieran, ni nos extrañará que las próximas generaciones de rugbistas lo sigan haciendo porque les intentamos enseñar que las cosas se hacen así, y, mirad como lo hacemos. No hace falta decirle que los de fútbol no lo hacen porque les vale con ver que nosotros sí. Y digo nosotros porque me pertenezco a esta cultura, porque así lo vi hacer, así me lo contaron.

Así que a los del vídeo dos les pediría que no me hagan ver que los otros me engañan, o que me quieren mentir, tengo la capacidad suficiente para discernir. Demuestren que su propuesta es buena , convénzanme, convenzan a esos padres que no parecían muy conformes. O mejor aún, ayúdenles a poner diques  y busquen soluciones comunes. Imponiendo no son creíbles.

Y ya que estamos, y como seguro que a todos les ha parecido bestial el vídeo de los jugadores de rugby arrimando el hombro, denle visibilidad a este deporte, vayan a verlo. Que está muy bien que nos guste lo que transmite, pero es mucho mejor cuando además de opinar, apoyamos. Y vean el VI Naciones, mi Gales sigue fuerte. Estoy convencido de que a Einstein le encantaba el rugby.

La canción no podía ser otra. Benditos tempos digitales donde la información es veloz y la opinión libre.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Vídeos