• domingo, 17 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:24

 

 
 

Opinión / Sabatinas

Septiembre

Por Fermín Mínguez 14 octubre, 2017 - 10:52

“Llevaba tiempo queriendo comentarte tu columna de septiembre, pero entre una cosa y otra no he tenido oportunidad; septiembre no tiene por qué ser un mes negativo”

Un equipo de rugby se abraza durante un partido.
Un equipo de rugby se abraza durante un partido.

La verdad es que entre unas cosas y otras hemos dejado otras tantas de lado, sin tiempo para prestarles atención, suerte que la vida te regala amigos que te ponen de nuevo en tu sitio y te ayudan a enfocar. Bendita suerte.

“Mira, para los que no tenemos que preparar la vuelta al cole, septiembre es un mes bonito, es el mes de la pretemporada, de prepararse, de programarse. Es el mes de las ilusiones, de intentar mejorar los resultados del año pasado, de ponerse nuevos retos”. Y me contaba esto entre sorbos de un cortado, rápido, con esa velocidad con la que acostumbra a hablar cuando quiere cambiar de tema si ve que se ha puesto demasiado profundo, pero con toda la solemnidad que merecía el momento. “Tenía que decírtelo, no todo es la vuelta al cole”. Y zanjó la conversación.

Quería contarles esto la semana pasada, pero como bien saben pasaron unas cosas y otras y parecía lógico dedicarle la atención a lo urgente, a lo mediático,  en lugar de a lo que se ha ido abriendo paso tranquilo y constante el resto del año. Se opina desde el convencimiento de que lo urgente es lo importante, desde la convicción de que nuestra opinión sirve para algo, como si fuera a ser la opinión definitiva que termine con los problemas, “esperen ustedes a escuchar mi opinión que yo, que sí que soy listo y observador, voy a convencerles; de nada, así soy”, sin ser conscientes de que hay diez mil opinadores haciendo ruido y vociferado opiniones. Perdiendo de vista que hay gente a la que además estas opiniones le importan un bledo, porque el interés general no tiene por qué coincidir con el interés particular.

Septiembre siempre me había caído mal, como los lunes. Siempre. Volver, la cuesta, el cole, bueno lo que les conté hace unas semanas, pero no lo había visto desde esa perspectiva, septiembre como pretemporada. Otra de las alegrías que me ha dado volver a arrastrarme por los campos de rugby (jugar son palabras mayores), va a ser ver septiembre como oportunidad, como propósito de mejora. Es curioso como este tipo de percepciones positivas vienen siempre de aquello que se hace con pasión, porque lo de decidir pasar un sábado a la tarde persiguiendo un oval entre melés y placajes con canas en la barba o se hace con pasión o no se hace. Y pasión compartida.

Pensándolo bien, cada año tiene su septiembre. Uno cada doce meses, no falla, y si falla mal asunto porque eso significará que no habrá más propósito que criar malvas, pero hasta entonces cada año habrá una oportunidad de mejorar, planificar, y proponerse superar retos. No me digan que no suena bien, anda que no cambia el enfoque de ser el mes de la depresión post-vacacional a ser el de las oportunidades, y encima cíclico. Después del mejor periodo del año vendrá el mes de las posibilidades, en vez de cuesta ahora es trampolín, trampolín anual además, que si el año ha ido mal se puede replantear para mejorarlo. Me gusta septiembre.

Es más, podemos pensar que cada problema, cada situación, cada revés de la vida tiene su septiembre. Su posibilidad de plantearnos una mejora, da igual de donde se venga, el objetivo es mejorar. Convertir cuestas en trampolines.

Y no lo había visto, embotado en lo que la mayoría piensa de septiembre, en lo que nos dicen que es, asumiendo que para todo el mundo es igual porque todos tenemos las mismas prioridades, y fíjate que no.

Me encanta septiembre desde ya. Ojalá octubre sea septiembre para todo lo que se intuye, ojalá trampolines a cascoporro para cada decisión a tomar.

A veces sólo hace falta alguien que te cambie el enfoque para ayudarte a salir del bucle. Benditos amigos, aunque te lo cuenten en chándal y entre sorbos de café, los que te hacen ver que tu visión no es la única.

Fan del concepto septiembre desde ya. De los lunes no, tampoco hay que forzar, a esos que les den. El único lunes que me gusta es cuando cae en 7 de julio.

Ahora poner retos y a buscar lo importante. Y a solucionarlo, claro.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Septiembre