• viernes, 20 de mayo de 2022
  • Actualizado 07:32

 

 
 

Opinión / Sabatinas

La vida es 'pick and go'

Por Fermín Mínguez 19 diciembre, 2021 - 17:25

Hace un montón que no hablamos de rugby, creo que ya toca. En estas fechas en las que volvemos a convivir con el miedo es bueno recordar que la vida a veces es pick and go, agarrar la oportunidad y seguir adelante.

Seguro que con lo que hemos hablado en estas páginas de rugby ya saben en qué consiste la jugada, pero se la recuerdo por si acaso. Saben que en rugby se consiguen puntos posando el balón en la zona de marca, hay que dejarlo en el suelo. No basta con cruzarla bailando como hace esa gente que se disfraza para jugar a algo llamado fútbol americano, esto es un deporte serio. Pero llegar a la línea de ensayo no es fácil, surgen bastantes dificultades... Para ganar metros hasta esa zona el jugador lo lleva corriendo hasta que aparece alguien del otro equipo, al que no le hace ilusión que avances, y te placa cariñosamente. la pelota queda en el suelo y se puede volver a jugar. Ahí aparece la opción de pick and go, sobre todo cuando estás cerca del objetivo.

La jugada es bonita, propia del paquete de delanteros, (a.k.a. los gordos), y consiste en recoger el balón del suelo, y percutir contra la defensa rival para ganar un metro, o un par, y volver a intentarlo. Obvia decir que el equipo contrario en cuanto coges el balón va a por ti, así que no es ni fácil ni cómodo, pero si se hace bien se consigue avanzar y llevarte el premio. Soy muy de pick and go, porque me crié en la escuela de rugby pacharán, o que teniendo en cuenta mi velocidad y depurada técnica es de lo mejor que puedo hacer. Para que salga bien hay que tener en cuenta un par de aspectos, y esos tienen mucho que ver con la gestión de proyectos y dificultades en la vida.

En la vida uno hace un plan, lo trabaja, lo visualiza y en la teoría todo encaja, pero cuando lo pone en marcha siempre, o casi siempre, aparece algo (un fallo, una crisis, una pandemia) o alguien (generalmente un imbécil) que te placa sin previo aviso y deja tu oportunidad en el suelo. Ahí te puedes rendir y culpar al destino, al zodiaco o a Bill Gates, o decidir seguir adelante algo más maltrecho y con más dificultades de las previstas, y también más lento. Pick and go.

Primero se mira dos segundos al frente para ver si hay hueco. Ya les digo que generalmente no lo hay. Luego se valora cuál es el flanco más débil contra el que se puede chocar, aunque lo normal es encontrarte con un pila de barbudos sudorosos con cara de haber pasado una mala semana y que te ven como su terapia ideal. Pero nadie dijo que seguir fuera fácil, así que tomas la decisión de hacia dónde seguir y viene el segundo paso.

Chocar solo es mala idea, puede salirte bien, pero lo normal es que te paren y además te quiten el balón, al negocio, así que mejor buscar en quien apoyarte. Miras un segundo de reojo para ver quién tienes detrás, de los tuyos. En rugby siempre hay alguien, dentro y fuera del campo. Siempre, quienes juegan lo saben. Así que les miras de reojo y dices “uno”. En seguida escuchas un “dos” y un “tres”, y ya lo tienes hecho. Con dos apoyos puedes ir a cualquier guerra, aunque suponga avanzar solo un metro. Fe y confianza en lo que haces.

Todo preparado. Un proyecto maltrecho, pero robusto, tu fe y dos tipos que creen en ti pegados a tu culo por un lado, y un montón de dificultades, cuestionamientos, dudas sobre uno mismo, algunas zancadillas y el imbécil de antes (que estos no se pierden una) enfrente en forma de tiarrones barbudos. Y allá que vas. Coges el balón, tu oportunidad, y percutes con todo lo que te queda, como si no hubiera mañana, como si no hubiera nadie delante.

A veces sale bien y con tu empuje y el de los que van contigo haces el ensayo (pero vamos que un par de viajes te llevas en el intento, la vida misma) y la mayoría te vuelven a parar, pienses que las adversidades son muchas y los imbéciles son seres infinitos, y hay que volver a empezar.

Pero ya saben el truco. Mirar si hay algún hueco, buscar apoyo y percutir fuerte.

Les diré que no funciona siempre, que hay veces que nos obsesionamos con avanzar y no vemos que la oportunidad está en el otro lado del campo y que es mejor mover la bola y que sean otros los que continúen. Y es verdad, pero también hay que saber que a veces el recurso válido es chocar de frente y reventar contra lo que te impide avanzar. No perder intensidad porque un tercero te diga que no sirves, o te critique, o te haga de menos, o te amenace. Ser contundente no es ser maleducado ni inapropiado. Muchos de mis mejores amigos y muchas de mis relaciones más duraderas las tengo con gente del rugby con las que me he partido la cara con cierta frecuencia. La vida y sus reglas están para jugarlas, al límite, es bastante peor evitar dar la cara y servirse de normas torticeras, ¿no creen? Mejor un gordo sudado de frente, que sabes que en cuanto pueda te revienta de un placaje, pero dentro de unas normas de cortesía y honradez, y que sabes que cuando la disputa acabe te dará la mano, que alguien que no sabes por dónde va a salir y te hará una entrada por detrás propia de futbolistas.

Cada vez tengo más claro que la vida es pick and go, en lo profesional, en lo afectivo, también en salud mental tan en boca de todos esta semana (de la que si les parece hablaremos cuando se pase la fiebre de estos días y nos olvidemos de Verónica Forqué pero seguirá existiendo el problema), en todo es importante saber que con el respaldo de alguien y con decisión se puede intentar salir adelante. Y que no conseguir el objetivo en la forma planeada, o incluso no conseguirlo, ojo, no es un fracaso. A veces nuestro éxito es dejar la oportunidad a otros. O sencillamente reventar lo que nos ata o nos somete y salir de allí. La traducción de pick and go también es elige y vete.

El éxito no es triunfar, el éxito es tener siempre la posibilidad de contar con alguien para  hacer un pick and go. Y también es responsabilidad de cada uno contestar “dos” o “tres” cuando escuchemos a alguien decir “uno”... A un compañero nunca se le deja solo.

Uno..

Sonrío.

Sean buenos pero, sobre todo, sean felices.
 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La vida es 'pick and go'