Opinión / Sabatinas

El día de la marmota

Por Fermín Mínguez 03 Febrero, 2018 - 11:03

El dos de febrero es el día de la marmota, tradición que dice que se puede predecir el final del invierno según el comportamiento de una marmota cuando sale de hibernar. Una versión climatológica del pulpo Paul en el futbol más o menos.

Un fotograma de la película 'Atrapado en el tiempo'
Un fotograma de la película 'Atrapado en el tiempo'

La más famosa es Phil, de Punxsutwney en Pensylvania que dio lugar a una película traducida al castellano como “Atrapado en el tiempo” (siguiendo la costumbre de traducir los títulos de las películas tratando de explicar lo que pasa, pero eso es otro tema). He hablado antes de este tema aquí seguro porque soy fan entregado de Bill Murray y de la película, disculpen que me repita pero es que da mucho juego.

La película, muy en resumen, cuenta como un meteorólogo altivo y descreído va a cubrir el día de la marmota y se levanta siempre en el mismo día, una y otra vez. Esto no cuenta como spoiler que la peli es del 93 y ya han tenido tiempo de verla. ¿Se imaginan vivir en el mismo día? Repitiendo las mismas actividades una y otra vez, la misma gente, los mismos problemas, sabiendo lo que va a pasar, ¿se lo pueden imaginar? Claro que pueden, no estamos tan lejos.

Me ha dado por mirar los titulares y los artículos de esta misma semana en 2016 y 2017 y, además de darme cuenta de que ya llevamos más de dos años de relación y que igual ya va siendo hora de que nos invitemos a comer a casa y nos presentemos a las familias para darle un poco de seriedad a esto, he visto que los temas son recurrentes. Podríamos cortapegar más de un titular a la edición de navarra.com de hoy y pasaría como actual.

Puertas correderas, aumento del recibo de la luz, juicios por corrupción, noticias terribles sobre mujeres asesinadas, crisis del modelo educativo, etc. Les suenan los temas, ¿no? Solo faltan Bill Murray, Phil la marmota y los vecinos de Punxsutwney (vaya con el nombrecito) para tener una nueva versión de la película.

Es como en esas versiones en las que se mantiene el guion pero se cambian los actores y el director y se pretende que la película sea diferente pero lo que suele conseguirse es un bodrio considerable de versión con un presupuesto mucho mayor. En esas estamos. Lo macro y lo micro otra vez.

Lo micro enfocado en nuestro día a día, las alegrías y las penas, los esfuerzos por salir adelante y dar un sentido a la vida, nuestros desvelos por quienes queremos, nuestras quejas puntuales por las injusticias, nuestras revoluciones estacionales y nuestras militancias caducas. Todo en orden. Y mientras los productores de la película a lo suyo, marcando las líneas de su producción, distribuyendo presupuestos y preparando la próxima, todo en orden, insisto. El día de la marmota perfecto, el bucle en bucle.

Hay otra lectura curiosa en la película que es el comportamiento de Bill Murray (que también se llama Phil su personaje, como la marmota) cuando empieza a repetirse su día continuamente. Un ciclo de respuesta donde es fácil reconocerse, sorpresa lógica al principio para luego buscar primero la salida fácil, la que menos cuesta.

Después busca sacar el máximo partido en lo personal de la situación, imagínense la ventaja que da saber exactamente que va a pasar durante el día.  Luego al cabreo porque no se soluciona nada y a rendirse ante la obviedad de que sigue en el mismo día para acabar haciendo lo correcto, aprovechando su ventaja para mejorar la vida de los demás, en ese giro de moral tan de las películas. Lo curioso es que llega a la mejor opción, a la que todos reconocemos como buena, la de ayudar y ser mejores personas, por eliminación, por agotamiento más que por convicción. Me surge la duda de que si en uno de los días en los que intenta forrarse, porque hasta robar hace, le hubiera salido bien y hubiera salido de su día en bucle, ¿creen que hubiera aprovechado el dinero para hacer el bien?, ¿o se hubiera reforzado su postura de buscar el beneficio propio como forma de sobrevivir?

No es que todos conozcamos a algún Phil, es que la mayoría hemos sido Phil alguna vez. Es muy mala noticia que podamos decidir apostar por la justicia o la bondad por agotamiento, porque no nos ha salido bien el intento de sacar tajada con otras artes. Ya que esto significa que estamos validando a quienes les ha salido bien la jugada

La peli acaba bien, los buenos ganan, y todo encaja como las piezas del puzle en la canción de Van Morrison después de un montón de días atrapado en el mismo. En nuestra película eso está por ver todavía. Tenemos que decidir si apostamos por defender lo que es justo de una forma honesta y directa o si seguimos militando en movimientos de corto recorrido donde alguien siempre saca partido después de movilizarnos en aras de intereses particulares.

Podemos seguir creyendo que el problema es el hecho puntual de que unos críos se dediquen a ir robando y matando, y montar mesas redondas y comisiones de valoración, o verlo como la consecuencia del fracaso de un sistema educativo que hace aguas porque el recurso está puesto en la inmediatez de las necesidades de quien gobierna, a la vez que seguimos negando nuestra responsabilidad personal en la transmisión de valores a nuestros hijos. Por poner un ejemplo. Y así con mil más.

Mientras leía ediciones de años pasados me he encontrado con una frase de Sören Kierkegaard que dice "La vida sólo puede ser comprendida hacia atrás, pero únicamente puede ser vivida hacia delante". Y tengo la sensación de que me podía haber ahorrado novecientas y pico palabras si la hubiera puesto al principio. Vivir con anclas nos impide avanzar, caminar en círculos no es caminar.

Nosotros sabremos qué queremos hacer.

Puedes ser el rey / o puedes ser un tipo de ley / ¿Cuál es tu salto mortal?

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El día de la marmota