Opinión / Sabatinas

Las luces y las lluvias (y los libros)

Por Fermín Mínguez 04 febrero, 2017 - 9:28

Esta semana he aprendido, gracias al presidente del Gobierno, la influencia directa que tiene la lluvia en el precio de la luz. Desgraciadamente he sabido que también influye ser ex director General de la Guardia Civil.

El precio de la electricidad se dispara en España en las últimas semanas.
El precio de la electricidad se dispara en España en las últimas semanas.

Miren que uno intenta mantener la esperanza en que hay quien no piensa solo en sus intereses personales, pero cuesta, créanme, cuesta. Cuesta casi tanto como entender los tejemanejes con la factura de la luz.

Me sorprendió mucho la afirmación de Mariano Rajoy diciendo que bajaría la luz si llegaba el mal tiempo. La cuestión es que encima es cierto, pero no puedo dejar de conectarlo con la noticia de que Red Eléctrica coloca como Consejero al ex-director de la Guardia Civil por 175.000€ anuales. Igual en un par de tormentas se paga, no sé quizás un marzo ventoso y un abril lluvioso hagan del benemérito florido y hermoso, no sé, quizás funcione así. A mí, simple como soy, me da la sensación de que en esa parte de la factura de la luz que recoge todo aquello que no es luz, estamos pagando las becas post-cargo público.

Las puertas giratorias de la política que llaman. Esas puertas que más que giratorias deben ser como aquellas de Lluvia de Estrellas, en las que entraba un señor siendo un agricultor de Albacete y salía siendo Antonio Machín, porque uno entra siendo el jefe de la Guardia Civil y sale siendo Consejero de Red Eléctrica.

El funcionamiento es el mismo, da igual quien entre que sale hecho una estrella. Presidente del gobierno, ministro, sindicalista, de todos necesita consejo la luz, esa indecisa. Indecisión que no afecta a su implacable y progresivo aumento de costes. Pero esto lo digo desde la lógica y es posible que el análisis de costes y del mercado de la luz no sea lógico y se pueda explicar y entender lo que pasa realmente, a mí se me escapa.

Lo que más me llama la atención es esa costumbre mantenida en el tiempo de utilizar los puestos públicos como trampolín de promoción y/o enriquecimiento personal. Es como si formara parte del juego, como si el hecho de elegirlos como nuestros representantes les habilitase a disponer del presupuesto público, ojo, el nuestro, a su antojo.

Y se repite a grande, mediana y pequeña escala, de hecho se repite a cualquier escala y si se fijan las excusas son siempre las mismas. Que si no lo sabía, que si es legal, que si no soy yo es mi hermano, que si la abuela fuma y es coincidencia que le compre yo el tabaco.

Pero saben que somos trincheristas, que preferimos el “y tú más” antes que decir “¿nosotros también?” Se nos llena la boca de criticar las puertas de lluvia de estrellas lejanas, las nacionales, pero no somos capaces de ver como se repite en la escala doméstica.

Les estamos habilitando a que nos chuleen, perdónenme, pero es lo que nos están haciendo.

Total, tampoco es para tanto el impacto en el presupuesto de Red Española del coste de su nuevo consejero, porque no llega al 0,01%. Son migajas, peanuts para los modernos, si fuera un favor que se pide, para recolocar a un amigo, parece bastante fácil de recuperar. 2 mañanas soleadas y listo.

Luego vienen las excusas, las explicaciones, las justificaciones, el que yo no lo gestiono directamente, el que si no es para ganar dinero, el que los anteriores lo hicieron peor. ¿Les suena? Es una pena pero huele igual de mal en escala nacional o doméstica. 175.000€ son menos del 0,01% de los 1.900 y pico millones de presupuesto de Red Eléctrica, pero si bajamos a escala municipal, también es inferior al 0,01% 10.000€ en compras de libros para los 198 millones de euros de presupuesto municipal de Pamplona. La única diferencia es la cantidad bruta y el color del partido que lo permite. ¿Esto les parece más cercano? Esto es igual de puerta giratoria, igual es la puerta pequeña que hay en los Imaginarum, pero el mismo efecto.

Por supuesto nos pedirán que  lo entendamos, nos pedirán que los que pagamos comprendamos que nos tienen que cobrar. Nos pedirán que paguemos la cama además.

Empiezan pidiendo cariño, y al final sólo nos piden que sus ideales sean los nuestros, poca cosa. Ya lo dice el Sr. Puig en su regreso. Sólo nos piden que, solo nos piden que…

Ya va siendo hora de que digamos que no.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las luces y las lluvias (y los libros)