Opinión / Sabatinas

El horizonte (2020)

Por Fermín Mínguez 04 enero, 2020 - 10:22

A quienes les haya tocado gestionar proyectos o ayudas, seguro que se acuerdan de HORIZONTE 2020, un programa europeo para potenciar proyectos de investigación e innovación, del 2014 al 2020, ¿se acuerdan? Pues ya estamos en el horizonte. Qué cosas.

El horizonte está más cerca de lo que parece. ARCHIVO
El horizonte está más cerca de lo que parece. ARCHIVO

Me dan un poco de miedo los horizontes por eso de fiarlo todo a algo que pasará en un futuro improbable, sobre todo cuando se llega al futuro, porque, generalmente, poco tiene que ver lo programado con lo que se consigue al final. Esto es como lo del DeLorean de Marty McFly, que va y viene a un 2015 hiperfuturista, de coches y patinetes voladores, y lo único que hemos conseguido en el 2020 es que las tartanas no entren en los centros urbanos. Todo un logro tecnológico enviar la contaminación al extrarradio; fantástico oigan.

Ochenta mil millones de euros, 80.000.000.000 de euros que parece más contundente, con sus cericos al final, invertidos en seis años en investigación y desarrollo, y da la sensación, y esto es personal, oigan, que muchas veces se ha invertido más en estructura que en desarrollo confiando en que el 2020 tardaría en llegar más de seis años, pero al final está aquí, y sería bueno ver en qué han impactado muchos de los proyectos.

Alfredo Di Stefano decía que había que jugar cortita y al pie, y es la mejor definición posible para el desarrollo de planes y proyectos. Muy a favor de don Alfredo, que una cosa es ser culé y otra negar a los genios. Los horizontes, mejor diarios, con objetivos que se puedan cumplir. No sé a ustedes, pero a mí, varón y de provincias, se me hace complicado imaginarme un horizonte en el 2026 y, sobre todo, me resulta muy complicado imaginar cómo lo evaluaré. ¿Cómo saber qué parte de la mejora se debe a un esfuerzo concreto o es algo orgánico, propio del paso del tiempo?

En el 2014 empezaron unas protestas en Venezuela contra el Gobierno que dejaron más de 40 muertos y 3.500 detenidos, y, como saben ahora, la situación ya es otra... También abdicó Juan Carlos I, y eso ha supuesto toda una renovación de la institución monárquica, que se ha modernizado, cambiado y adaptado a los tiempos. También fue el año de la irrupción de Podemos y el arranque de Ciudadanos, que se presentaban como palanca de cambio, y ya saben ustedes lo apalancados que están en el 2020. Seguramente, si hubiéramos preguntado a los protagonistas por cuál era su percepción en ese momento, todos hablarían del cambio que venía, del cambio que se veía en el horizonte. En fin.

Cortita y al pie. Intentando mejoras cercanas, una y otra vez hasta conseguir avanzar. Como en la frase de Samuel Beckett que alguna vez me tatuaré, “Lo intentaste. Fracasaste. Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”. Y no con ese aire positivista que se le da, que Beckett no era muy positivo, sino como ese recuerdo de que el fracaso es una opción que existe siempre. Por eso es bueno que el horizonte esté cerca, para poder reconducir el rumbo sin esperar a que sea demasiado tarde.

Quizás si lo hubiéramos corregido a tiempo, fijándonos en las mejoras oportunas y necesarias, en lugar de pensar que había un presupuesto que gastar porque, si no, se perdía, hubiéramos tenido un noviembre del 2019 con un replicante de verdad, como el de Blade Runner, en lugar de tener unos replicantes de pacotilla, dándose réplica unos a otros y abocándonos a unas terceras elecciones. Igual la innovación también necesita de innovación para hacerla real, ¿no creen?

Pero ya estamos en el 2020, con los coches contaminantes aparcados en la periferia, como naves ardiendo más allá de Orión, y con las enésimas coaliciones que todos juraron que no harían como logro social.

Y mientras las esperanzas como lágrimas en la lluvia se irán.

Algo habrá que hacer. Pero cortita y al pie, siendo dueños de la pelota.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El horizonte (2020)