Opinión / Sabatinas

Asumir el riesgo

Por Fermín Mínguez 10 Octubre, 2015 - 8:16

Estos días se está jugando el mundial de Rugby, como todos sabrán, en Inglaterra. Y en la primera jornada pasó algo que lleva a la reflexión, en un deporte donde no existe la suerte en el campo, la dos veces campeona del mundo Sudáfrica, cayó ante Japón, que solo había ganado un partido hasta la fecha en los mundiales

En rugby, resumiendo mucho, hay 2 maneras de anotar: posando el balón en la zona de ensayo, 5 puntos, o tirando a palos, 3 puntos. También es importante saber que en rugby no hay prórrogas, el partido acaba cuando acaba la siguiente jugada después de cumplirse el tiempo. ¿Por qué les cuento esto?, porque con el tiempo cumplido Japón perdía de 3 y tuvo la opción de tirar a palos y conseguir empatar el partido. Una patada fácil además. Tenía la opción de conseguir un resultado histórico, empatar ante Sudáfrica. Algo inimaginable. Pero ni lo pensaron. Imaginaron ganar, habían ido a ganar; podían empatar, pero puede que no volvieran a tener la oportunidad de ganar. Y asumieron el riesgo, decidieron ganar.

Fueron fieles a sus principios, asumieron la responsabilidad de lo que significaba jugar por Japón (su afición en la grada estaba absolutamente emocionada), se colocaron para atacar y ante la sorpresa de todo el mundo del rugby decidieron jugar, e intentar conseguir el ensayo. Chocaron una y otra vez contra una Sudáfrica que creo que tampoco se esperaba ésto, ni se esperaba no ganar fácilmente y no supo que hacer. Unos dimitieron de su condición de favoritos, los otros asumieron su posibilidad de ganar. Creyeron. Agotados, al límite de sus fuerzas, con todo en contra y frente a un equipo acostumbrado a pasarles por encima. Chocar, insistir, chocar, y abrir el balón para que, 4 minutos después del tiempo reglamentario acabar posando el balón al límite de la zona de ensayo. 5 puntos, fin de partido, Japón gana, épica. Oportunidad aprovechada. Historia.

No es cierto que la oportunidad pase una vez en la vida, pasan continuamente, pero hay que ir a por ellas; no se esperan, se buscan. A veces toca plantarse y no asumir lo que nos viene, aunque la realidad sea complicada, aunque sea en minoría, a pesar de nuestro cansancio, y de las expectativas de los demás, ese veneno que nos condiciona tanto.

Plantarse ante la situación fácil y decidir jugar el balón. Decir que eso no es lo que me prometieron, que no estoy de acuerdo con lo que nos proponen, que mis ideas valen tanto como las tuyas, y que hemos venido a ganar. Que asumo el riesgo. Aunque sea difícil, que ahora todos estamos creyéndonos Japón, y muchos acabaremos siendo Sudáfrica, o conformándonos con el empate. Y entonces no valdrá quejarse. Si se viene a empatar, no vale quejarse por no ganar.  Y no vale rendirse a la primera de cambio, hay que resistir. Escocia apaleó a Japón en la siguiente jornada, quizás se vistieron de favorito…

Así que si lo que queremos es cambiar las cosas, cambiar el mundo, será mejor que decidamos por dónde empezar, ponernos un objetivo, y jugar a la mano, jugar a ganar.

Asumir el riesgo y avanzar. Como Japón ante Sudáfrica. Como quien se opone a la corriente.

Vamos.

O como quien decide abrir un periódico digital gratuito en 2015.

Vamos. Que las oportunidades no se esperan, se buscan. Calamaro lo sabe bien.

PD. Si no lo han visto, este es el ensayo final de Japón:


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Asumir el riesgo