Opinión / Sabatinas

Adelante, Javier Ares

Por Fermín Mínguez 28 enero, 2017 - 9:19

Recuerdo esa frase en la radio cuando García le daba paso, y a mi padre decir que había que ver lo que sabía de ciclismo y eso en Navarra es mucho decir, es motivo de respeto.

Javier Ares durante su crítica al jugador de Osasuna Oriol Riera por sus quejas arbitrales RADIOESTADIO
Javier Ares durante su crítica al jugador de Osasuna Oriol Riera por sus quejas arbitrales RADIOESTADIO

Y quizás por eso siempre le seguí, Javier, y eso que no soy demasiado futbolero, pero me parecía el más sereno de todos los comentaristas deportivos y sobre todo porque creo que tiene al mejor narrador de la escena nacional, Alfredo Martínez. Partidos bien narrados y comentaristas tranquilos, he de reconocer que Mr. Chip me resultaba algo pedante con esos datos tipo “es el primer zurdo rubio que debuta en la liga en jornada impar”, pero siempre me pareció un tipo con criterio.

No voy a ponerme en plan hooligan, y mira que el cuerpo lo pide, ni tampoco me voy a enrocar en lo navarro pero lo de la semana pasada fue un despropósito en primera estancia y una bravuconería en segunda. He de reconocer, Javier, que me llamó la atención su postura y su ningún propósito de enmienda. No me sorprendió el refuerzo instantáneo que le dio el estadístico, como el 100% de las veces.

Me sorprendió que dijera que Osasuna no se merece estar en Primera, hasta donde yo sé el año pasado hizo todo lo que tenía que hacer para estar en Primera, y disfrutarlo. Otra cosa es que este año no se esté haciendo lo necesario para mantenerse, pero merecerlo lo merece el club. Y me llama la atención viniendo de alguien como usted que tuvo que demostrar su valía, que tuvo que liderar un proyecto tomando decisiones difíciles, y que debiera entender el mérito de quien sale adelante en la adversidad. Si a lo que se refiere es al tema judicial, denúncielo, pero esas medias verdades de que ya sabemos a qué se refiere.

Lo de que Oriol Riera es muy malo tampoco se lo compro. ¿Malo respecto a quién?, porque de toda la gente que conozco que ha jugado al fútbol ninguno ha llegado a jugar de delantero centro nacional en primera división, así que me parece una falta de respeto para todos los que se han quedado en el camino. Y los 4 goles son casi el 30% de los que ha metido el equipo, así que ni tan mal. Otra cosa es que 14 sean pocos, pero se supone que la objetividad es uno de sus valores como periodista.

Osasuna es un club que ha tenido unos años gobernados por sinvergüenzas que le han chupado hasta las entrañas, pero es un sentimiento que va más allá de personas. Recordaré siempre cuando el Sabadell nos metió el 2-0 que nos condenaba a Segunda B la grada empezó a gritar eso de “Osasuna nunca se rinde”, piel de gallina incluso ahora al escribir.

Eso no lo he visto en el Bernabéu ni el Camp Nou. Orgullo de pertenencia. Pero eso no es patrimonio de Osasuna, créame Javier. Es patrimonio de equipo pequeño, que vive con el agua al cuello siempre, que cada triunfo se disfruta por triplicado por si acaso.

Claro que los árbitros no son los responsables de la situación del equipo, claro que no, y lo saben. Lo que no quita que tras la enésima decepción arbitral se quejen, rabien, y su papel, el de los medios deportivos sea corregirles.

Pero no, aquí nos venimos arriba, nos da igual contra quien tiramos porque es un equipo pequeño y le podemos decir lo que nos plazca, ¿verdad, Javier? Malos, llorones, paquetes. Y le da igual que en el camino deje vendidos a sus compañeros de Onda Cero en Navarra a los que dificulta su trabajo. Da la impresión de que ya está subido en su pedestal, ese pedestal que tanto criticó de sus predecesores. Tiene su cohorte de seguidores y palmeros y eso ya le es suficiente.

Sería bueno que recordara que este club pequeñico ha sacado de la cantera 4 internacionales en los últimos años, que se mantuvo en primera 14 años seguidos siempre con presupuestos pequeños, con sufrimiento y riesgo, y que esto al final genera lealtades en muchas personas, lo digo por si cree oportuno rectificar.

Porque no es por Osasuna, es por cada club pequeño que se parte los cuernos para no desaparecer en este panorama donde los derechos de televisión, las concesiones arbitrales y las miradas para otro lado son sólo para los grandes. No le oí esa vehemencia con el tema fiscal sobre Cristiano. Claro, Sabalza no es Florentino y no da miedo, y nos crecemos.

Son estos clubs los que defienden el concepto original de fútbol, esos de ciudad pequeña, donde los niños quieren ser su delantero centro meta los goles que meta, que celebran las victorias porque las sueñan más que las viven, y que saben entender los malos días porque están acostumbrados a ellos.

Y lo que no necesitan estos clubs de cantera son voceros que hurguen más en la herida. Aunque seamos pocos, aunque se la traiga al pairo que dejemos de escucharle porque apenas tendrá impacto, porque al final refuerza la idea de que es más fácil meterse con el pequeño. Una pena perder el respeto que se había ganado en esta Comunidad con el ciclismo, usted sabrá.

Un mal día lo tiene cualquiera, Oriol Riera, los árbitros e incluso usted mismo, Javier. El 100% de las personas tienen un mal día que diría su colega.

Y no hace falta faltar al respeto para hacerse oír, a menos que sea la única forma de tener protagonismo. Se puede ser un hooligan dulce y tierno, al menos esta vez.

Que tenga un buen día en su pedestal, Javier, nosotros, los que tenemos que luchar, seguiremos sin rendirnos. Estemos donde estemos.

Osasuna nunca se rinde. El 0% de las veces se rinde.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Adelante, Javier Ares