• viernes, 19 de agosto de 2022
  • Actualizado 20:58

Opinión / Es periodista, uno de los fundadores de Telemadrid y su primer director de informativos.

¿Segunda vuelta?

Por Fermín Bocos 23 diciembre, 2015 - 0:28

La reaparición de José María Aznar ahorra palabras para describir el estado de ánimo que recorre las filas populares tras conocer el resultado de las elecciones del pasado domingo.

El PP ganó las elecciones pero no parece que Mariano Rajoy esté en las mejores condiciones para conseguir la investidura. Perder tres millones y medio de votos y 63 escaños es un aviso muy sonoro que se suma a una cadena de mermas que va añadiendo eslabones: europeas, municipales, autonómicas, etc. Que el presidente de honor del partido irrumpa en escena para añadir al relato del día siguiente la necesidad de convocar un "congreso abierto" es tanto como decir qué el partido necesita renovar su liderazgo. Aznar no está solo en la percepción del peligro que acecha a su partido. En privado, otros dirigentes expresan opiniones parecidas, pero sí por toda respuesta, Mariano Rajoy responde de manera displicente a esa petición y anuncia que el congreso será cuando toque y con él como candidato a perpetuarse en el liderazgo, está todo dicho.

Tal parece como si el hoy Presidente en funciones solo fuera capaz de interpretar lo ocurrido el domingo  en clave de poder. Seguir y seguir. Ahora bien, tal como han rodado los dados las posibilidades que tiene de conseguir la investidura son escasas. Por no decir remotas. La anunciada abstención de Ciudadanos (Rivera) no es suficiente. Lo sería si el PSOE se sumara, pero Pedro Sánchez no está por la labor y explora sus propias posibilidades ante un más que probable fracaso de Rajoy. Tampoco Sánchez lo tiene fácil porque al imponer Pablo Iglesias (Podemos) como condición sine qua non para un posible pacto la celebración de un referéndum en Cataluña cierra  casi todas las puertas. Susana Díaz manda en Andalucía y Andalucía es la mitad del PSOE. Así las cosas se diría que la única salida a tanta incertidumbre podría ser la convocatoria de nuevas elecciones. Visto el sudoku casi imposible de cuadrar que nos dejó el 20-D, aunque parezca extraño, y por razones opuestas, volver a las urnas es en lo único en lo que podrían estar de acuerdo Mariano Rajoy y Pablo Iglesias. No así PSOE y Ciudadanos que serían las víctimas propiciatorias de un combate, esta vez a cara de perro, de entre la  derecha y la izquierda.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Segunda vuelta?