Opinión / Es periodista, uno de los fundadores de Telemadrid y su primer director de informativos.

Debates electorales

Por Fermín Bocos 15 octubre, 2015 - 11:22

La opinión pública es un pilar del Estado democrático. Un ciudadano informado es un ciudadano libre. En sentido contrario, la ignorancia y no digamos la manipulación de los hechos empobrece su capacidad para discernir el porqué de las cosas.

En períodos electorales, la sola idea de que un partido político pretendiera hurtar a los ciudadanos el contenido de su programa electoral negándose a confrontarlo con los restantes partidos, resultaría insoportable. Delataría el escaso talante democrático de sus dirigentes. La existencia de una televisión pública con cobertura sobre todo el territorio nacional, amén de otros muchos medios de comunicación, garantiza los cauces para hacer posibles los imprescindibles debates pre electorales. Cuantos más mejor. De cuantos quieran participar tengan o no representación parlamentaria. ¿Por qué digo esto? Pues porque no tener representación parlamentaria ha sido argumento, que no razón, esgrimido en pasadas ocasiones por los partidos mayoritarios para negarse a debatir con fuerzas políticas emergentes. Fue discriminación que hubo de sufrir en su día UPyD en sus primeros pasos en la política nacional y es barrera que podría levantarse ahora para impedir que Podemos y Ciudadanos, partidos que en la actualidad carecen de representación en Congreso o en el Senado (sí tienen presencia en el Parlamento Europeo), pudieran participar en los debates que se organizarán en la televisión pública durante la campaña electoral. Sería peor que un error. Sería la mayor equivocación que podría perpetrar la Junta Electoral. Dejar a la televisión pública fuera de la primera división de los debates depositaría el asunto en manos de canales privados de televisión, empresas no sometidos por ley a exigencia de equidad, pluralismo y neutralidad. Visto que en los últimos tiempos algunos de esos canales no han tenido gran interés en acreditar compromiso alguno con estos valores, es por lo que se transforma en exigencia que puedan celebrarse debates con todos los partidos (tuvieran o no representación parlamentaria en la periclitada legislatura) en la televisión pública. Para eso está. Para eso la  pagamos entre todos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Debates electorales