Opinión / Construcciones y derribos

Doña Ruperta, Asirón y Mayra Gómez Kemp

Por Fermín Alonso 28 junio, 2018 - 7:56

Imaginemos por un momento que estamos en el ‘Un, dos, tres…’ y Mayra Gómez Kemp les pregunta, por 65 pesetas por respuesta acertada, iniciativas, proyectos o mejoras (positivas se entiende y de cierta envergadura)… llevadas a cabo por el Ayuntamiento desde la llegada de Asirón y su cuatripartito.

La concejal de Bildu Patricia Perales y el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, en un fotomontaje junto a la calabaza Ruperta. MIGUEL OSÉS (1)
La concejal de Bildu Patricia Perales y el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, en un fotomontaje junto a la calabaza Ruperta. MIGUEL OSÉS (1)

Y empieza la cuenta atrás. Y los nervios. Y aquellas trompetillas y soniquetes. Y mirarían a su pareja, sudando y poniendo cara de “y qué quieres que diga, que no se me ocurre na”, hasta que, antes de sumar una mísera respuesta, las tacañonas aparecieran en la pantalla con aquello de “¡campana, y se acabó!”.

Las azafatas del programa no necesitarían la calculadora para obtener el resultado y usted se volvería a casa sin llevarse siquiera la calabaza y mucho menos el apartamento en Torrevieja.

No es sólo que en más de tres años no se haya hecho ningún civivox, ni una escuela infantil, biblioteca, parque, apartamento tutelado o ascensor urbano, por poner algunos ejemplos, que no estuviera proyectado y licitado por los anteriores responsables municipales. Es que ni siquiera existe proyecto para ninguna de estas iniciativas.

Al menos, así no gastan pensará alguno intentando buscar consuelo.

Al contrario, han incrementado el gasto corriente en 4 millones de euros, lo mismo que han reducido los ingresos: en 2017 la carga financiera aumentó, los gastos corrientes aumentaron y los ingresos corrientes descendieron, tal y como destacó Enrique Maya durante el último ‘Debate del estado de la ciudad’.

Y encima han dilapidado el patrimonio que en forma de solares tenía Pamplona a razón de cinco millones de euros al año, mientras paralizaban cualquier nuevo plan urbanístico que garantizase ingresos municipales futuros.

Han hecho, tal y como recordó Maya, como un tal Abundio, que vendió el coche para comprar gasolina.

Así, Asirón ha conseguido la cuadratura del círculo, ha logrado incumplir la regla de gasto sin ser capaz de construir o de proyectar nada.

Por eso, quizás no lo sepa, Pamplona tiene intervenidas las cuentas y debe elaborar un plan económico-financiero que apruebe el Gobierno de Navarra. Los hombres de negro de la troika que fueron a Grecia, en plan foral.

Bildu se escuda repitiendo que han logrado reducir la deuda (como hizo el gobierno municipal anterior en mitad de la crisis, por cierto), pero olvida el detalle de que lo han hecho no como algo planeado, sino porque han sido incapaces de ejecutar lo que ellos mismos habían presupuestado y porque Montoro obligaba a invertir gran parte de esa inejecución en la amortización de deuda.

Eso sí, ahora tenemos 4 nuevos gaztetxes y la ikurriña ondeará el 6 de julio gracias a alguna trampa a la justicia (y a los pamploneses).

Misión cumplida.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Doña Ruperta, Asirón y Mayra Gómez Kemp