Opinión / Desde la década de 1990 realiza entrevistas para el periódico El Mundo.

Billetes usados de 500

Por Esther Esteban 16 marzo, 2016 - 22:21

Según el informe de la UCO de la Guardia Civil, la ex concejal del Ayuntamiento de Valencia María José Alcón detalló, en conversación telefónica con su hijo, el modus operandi del presunto blanqueo de dinero en la sede del gobierno de Rita Barberá: "Han hecho una trampa en el partido. Me han dado 1.000 euros en dos billetes de 500, dinero negro... Y yo les tenía que hacer una transferencia legal de mi cuenta... Para blanquear dinero. Vamos, corrupción política total".

La parte del sumario que investiga el supuesto blanqueo señala que el partido sacaba de su supuesta 'caja B' el dinero negro que había ganado de comisiones ilegales de contratos previamente amañados, lo repartía en billetes de 500 entre concejales, asesores y personal de confianza de la entonces alcaldesa y estos lo blanqueaban reingresando el dinero a través de transferencias bancarias.. El sumario incluye una copia de un cheque al portador por valor de 1.000 euros firmado por la propia Barberá, de su puño y letra. Es verdad que ella nunca lo ha negado, aunque, como muchos otros concejales, asegura que siempre fueron donaciones voluntarias y legales.

"Una ridiculez", dijo frivolizando con la presunta financiación irregular del PP valenciano a golpe de billete de 500. No son pocos los dirigentes, militantes y simpatizantes del Partido Popular que se muestran avergonzados por las grabaciones que estamos escuchando estos días, donde se refleja, con un desparpajo bochornoso la corrupción política como algo normalizado, con lo que se está se ha convivido durante años dándole una apariencia de impunidad. Da igual, que desde la dirección del partido, se insista, machaconamente, en que la vara de medir no es la misma con el Partido Popular que con el PSOE o con otras formaciones políticas. Lo que estamos viendo es vergonzoso y las responsabilidades políticas van más allá de las judiciales y no conviene escudarse en ellas para eludirlas. No vale con que el PP abra un expediente informativo contra las alcaldesa de Valencia. La senadora del PP por respeto a la formación en la que lleva militando tantos años debería ser la primera en dar un paso atrás y liberar a su partido de dar un espectáculo cada vez que se filtran datos nuevos de la investigación.

En esta ocasión y a pesar de que la del exalcaldesa sigue negando cualquier participación en los hechos, el PP ha entendido que los datos que aporta el sumario son suficientes para investigarlo. Por primera vez en la historia del partido el expediente no se abre contra nadie, sino por los hechos que se investigan, una fórmula que han tenido que improvisar, para intentar disfrazar que se va a investigar a Rita Barbera lo cual es muy llamativo

Lo peor de todo y más allá de este caso, es que personas que lo han sido casi todo en política, que todos creíamos que se entregaban a ella como una forma de servicio público, en realidad se servían de ella en beneficio personal lo cual está minando la democracia y provocando un gran escepticismo en los ciudadanos. La corrupción no puede convertir a la Política en un lodazal y los partidos deben impedirlo a toda costa. Hay una receta infalible para que la sombra de la sospecha no lo inunde todo: transparencia y expulsión sea quien sea y caiga quien caiga. Si se siguen poniendo paños calientes y la tolerancia cero es solo un eslogan, el lodazal terminará por extenderse tanto que solo servirá para que sigan chapoteando en su propia miseria los mismos que nos han llevado a esta situación tan lamentable. ¡Qué asco da todo!


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Billetes usados de 500