Opinión /

¡nímreF naS aviV!

Por Eradio Ezpeleta 07 Julio, 2018 - 16:14

Cuántas veces he pensado lo bueno que fuera que el mundo estuviera del revés, pero la realidad me hace ver que, si le dejamos ponerse así, volver a enderezarlo será una tarea casi imposible de realizar.

Imagen del patrón San Fermín durante la procesión del 7 de julio. EFE
Imagen del patrón San Fermín durante la procesión del 7 de julio. EFE

Ya han empezado las fiestas, ya ha explotado el cohete anunciador ante las miles de miradas al cielo de cuantos quieren disfrutar de las fiestas en honor a nuestro patrón. ¡San Fermín! ¡San Fermín! ¡San Fermín! han gritado las gargantas en esos momentos previos, que después han cubierto con el pañuelo rojo por el martirio de San Fermín.

Hoy es día 7, ya hemos cantado a nuestro santo morenico ¡A San Fermín pedimos, por ser nuestro Patrón, nos guíe en el encierro, dándonos su bendición! antes de que los toros enfilen Santo Domingo hacia Mercaderes y Estafeta, y pronto nos hemos puesto a esperarlo para verle pasear por su Pamplona querida repleta de hombres y mujeres, niños y niñas, jóvenes, de casa y otros bienvenidos a nuestra ciudad, con sus mejores galas de blanco y rojo, como debe ser.

Oiremos cantar la “Ofrenda a San Fermín” del maestro Madurga, el "Agur Jaunak"; con la ofrenda floral en el Pocico de San Cernin, y alguna jota más en la calle Mayor, viviremos, no cabe duda, un verdadero homenaje a quien pone el nombre a nuestras fiestas, a quien tiene como título algo tan maravilloso como la Santidad y cuyo nombre, para más datos, es Fermín. Sí, son las fiestas de San Fermín, primer obispo de Pamplona y mártir por ser decapitado al no renegar de su cristianismo. Nacido en Pamplona, hijo de Firmo y Eugenia, bautizado por San Saturnino, marchó a evangelizar a Amiens, en Francia, donde falleció.

Durante la semana le honrarán niños y mayores con sus ofrendas y cantos y miles y miles de visitantes se acercarán hasta su capilla para rezarle y pedirle por sus cosas más personales. Cada mañana a las 8 volverá a escuchar la plegaria de los corredores y el día 14, tras la Octava en su honor, cantaremos emocionados ¡Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabao las fiestas de San Fermín!

La fiesta no puede ponerse del revés. Los sanfermines, las mejores fiestas del mundo, son alegría, diversión, pasión, hermandad, sentimiento, disfrute, amistad, solidaridad, y también gastronomía, feria del toro, gigantes y cabezudos, música, tómbola de Cáritas, Casa de Misericordia, fuegos artificiales, encierro, ciudades hermanas, dianas, jotas y verbenas. Sí, las fiestas son todo esto… y algo más: son costumbre y tradición, religión y devoción, oración y petición, alegría y recogimiento, homenaje y admiración, familia y amigos… son ¡SAN FERMÍN!

Nosotros no podemos ponernos del revés y dejarnos llevar por lo que va viniendo. No podemos caer en la complicidad y en la pasividad por eso del qué dirán y no ser el bicho raro. Tenemos que vivir las fiestas de San Fermín con autenticidad, con la autenticidad de nuestro Santo Patrón, al que seguimos dedicando las fiestas, nos orgullecemos porque llevan su nombre y al que tenemos como verdadero protector no sólo en estos días sino durante todo el año.

Nuestras fiestas son comerciales, empresariales, taurinas, turísticas y gastronómicas, claro que sí, son un gran motor económico para nuestra ciudad y un perfecto exponente de lo que es la acogida y recibimiento de todo aquel que viene en son de paz, pero no tendrían la grandeza suficiente si nos ponemos del revés y eliminamos lo que verdaderamente son: las fiestas en honor a nuestro patrón San Fermín.

De nosotros depende gritar ¡Viva San Fermín! o ¡nímreF naS aviV!


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¡nímreF naS aviV!