Opinión /

El extraño voto de UPN en el Congreso

Por Editorial 21 mayo, 2020 - 23:04

Urge romper con todo lo que tenga que ver con los socialistas mientras el Sanchismo continué vivo. Urge poner fin a unas relaciones que nunca debieron de proseguir desde lo ocurrido el pasado verano. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante un pleno en Congreso. POOL
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante un pleno en Congreso. POOL

Parece increíble como un partido puede tener un discurso tan contundente y rotundo y acto seguido votar todo lo contrario a lo que ha denunciado en el estrado. Es lo que lleva haciendo UPN en el Congreso de los Diputados en las últimas semanas, donde denuncia la nefasta e incapaz gestión del gobierno socialista en la crisis del coronavirus, para acto seguido votar con ellos o abstenerse en un complejo de inferioridad digno de estudio. 

Carlos García Adanero y Sergio Sayas han construido discursos contundentes llenos de datos y de razones para dejar de apoyar a un gobierno mentiroso que ha engañado a los ciudadanos, los ha puesto en peligro con sus decisiones improvisadas y se ha visto superado por haber escogido los peores compañeros de viaje ante el peor momento. 

Los socialistas se han rebozado en la indignidad y el estiércol de Bildu una vez más, al igual que hicieron para alcanzar el Gobierno de Navarra. Para el PSN y el PSOE es mejor pringarse las manos de sangre tras estrecharlas con los batasunos que alcanzar cualquier acuerdo con UPN, partido al que degradan, insultan y menosprecian cada vez que se dirigen a ellos.

En UPN todavía no han entendido cómo funciona el Sanchismo y quiénes son Cerdán, Alzórriz, Chivite y Remírez, personas de nula moral dispuestos a cualquier cosa con tal de tocar el poder, humillar a Navarra y, por supuesto, al partido mayoritario

Que los socialistas carecían de principios y de dignidad era algo que dejaron claro desde sus acuerdos en Navarra tomando como interlocutor válido a un importante representante de la banda ETA-Batasuna. Adolfo Araiz decidió asesinatos de ciudadanos navarros y ahora pasa al despacho de Chivite para indicar cómo se hacen las cosas en Navarra. Chivite, por supuesto, traga con eso y mucho más.

Mientras el PSOE se burlaba una vez más de Ciudadanos y pactaba con Bildu a los minutos de conseguir prolongar el estado de alarma y el secuestro de los ciudadanos y la economía durante 15 días más, los dos diputados de UPN se abstenían porque así lo decidió 72 horas antes su partido que anunció el sentido de su voto antes incluso de conocer cómo iban a sucederse los acontecimientos. ¿Alguien entiende semejante despropósito estratégico? ¿Piensan todavía en poder acordar algo con quién les aparta de cualquier asunto y los estigmatiza apoyados en los radicales vascos?

O UPN rectifica su política absurda de mantener como un partido normal al PSN de Chivite y al PSOE de Sánchez o llevará al que fuera partido líder en Navarra a la desconfianza de los electores y a la decepción de los que fueron durante tiempo sus seguidores. 

Urge romper con todo lo que tenga que ver con los socialistas mientras el Sanchismo continué vivo. Urge poner fin a unas relaciones que nunca debieron de proseguir desde la puñalada del verano pasado a todos los navarros y aceptar las consecuencias, las mociones de censura en ayuntamientos y todo lo que venga.

Urge anteponer la dignidad de Navarra y de un partido que durante años ha representado a los ciudadanos sin tener que pasar por la vergüenza de otro voto como el de este miércoles en el Congreso de los Diputados.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El extraño voto de UPN en el Congreso