• domingo, 26 de septiembre de 2021
  • Actualizado 00:41

 

 
 

Opinión /

Responsabilidades políticas y judiciales por el atropello de la edil de Bildu

Por Editorial 05 enero, 2016 - 8:00

No se entiende cómo la concejal Maider Beloki pudo marcharse del lugar del suceso sin que los policías le hicieran la prueba de alcoholemia. 

La concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Pamplona atropelló el día de Nochevieja a dos octogenarios en la calle Duque de Ahumada. A pesar de que el protocolo interno del cuerpo municipal establece como obligatorio en estos casos la prueba de alcoholemia, los agentes de policía que intervinieron no llevaron a cabo la medición. 

Resulta casi cómico escuchar, 4 días después, a la edil de Bildu explicar que ella se hubiera sometido de buen grado a la prueba. Cabe añadir, para su conocimiento, que si los agentes se lo hubieran requerido hubiera dado igual su disposición, porque negarse hubiera sido delito. Lo chocante en este caso es que la edil podía haber cometido un supuesto delito contra la seguridad del tráfico, además de uno por lesiones por imprudencia. 

Sin embargo, eso nunca se sabrá. Los agentes que intervinieron, una de ellas responsable del sindicato más virulento contra UPN, decidieron no hacer la prueba a pesar de la orden interna que lo requiere. 

Este medio publica hoy que la concejal estaba aparcada en un lugar restringido, donde solo la concejal podía hacerlo con una autorización municipal como concejal. 

Los agentes, por lo tanto, supieron en aquel mismo momento que la conductora era concejal de Pamplona y, aún así, no llevaron a cabo la prueba de alcoholemia. De no ser así, habrían multado por mal aparcamiento a Maider Beloki, cosa que no ocurrió. La propia agente ha reconocido en redes sociales que conocía perfectamente a la concejal, lo que aún ratifica más el posible trato de favor de una sindicalista afín a Bildu con una concejal del equipo de Gobierno.

Urge depurar responsabilidades y conocer con detalle lo ocurrido, sin excusas vagas como las ofrecidas ayer por el director de área de Seguridad de Bildu, alegando que había otras prioridades en el momento. Cualquier persona sabe que, tras atender a los heridos y trasladarlos al hospital, la prueba con un etilómetro no lleva más de 2 minutos

La fiscalía debe actuar de oficio para despejar las dudas más que fundadas de un posible trato de favor a la concejal de Bildu y el juez de guardia debería interesarse por esclarecer todo lo sucedido e investigar la posible comisión de delitos en estas irregularidades


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Responsabilidades políticas y judiciales por el atropello de la edil de Bildu