• domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 11:13

 

 
 

Opinión /

El Gobierno de la vergüenza y el PSN 'olvidan' a Múgica para no molestar a EH Bildu

Por Editorial 15 julio, 2021 - 11:18

Todos los socialistas navarros y el propio Ejecutivo de Chivite silencian el recuerdo de José Javier Múgica en el 20 aniversario de su brutal crimen para no molestar a sus socios de EH Bildu, de quien depende su sueldo.

Javier Remírez habla con María Chivite y Ramón Alzórriz en el Parlamento. PABLO LASAOSA
Javier Remírez habla con María Chivite y Ramón Alzórriz en el Parlamento. PABLO LASAOSA

Este miércoles 14 de julio se han cumplido 20 años del atroz asesinato en Leiza de José Javier Múgica, un humilde concejal de pueblo que trabajó por la paz y la libertad.

Fue quemado vivo con un artefacto colocado bajo su furgoneta al día siguiente de volver de vacaciones mientras su familia contempló la escena desde su propia casa.

Todas las personas de bien han recordado este día 14 la vida de Múgica, su sencillez, su amor por la familia, su trabajo como fotógrafo, su pasión por su pueblo. Múgica fue  asesinado por no pensar como la izquierda abertzale y el nacionalismo vasco obliga.

Ha sido también llamativo, aunque ya no sorprendente, como el Partido Socialista de Navarra y el propio Gobierno de la Comunidad foral han hecho el vacío a su recuerdo, se han negado a mencionarle o recordarle en un mensaje o en un simple tuit y han mostrado de nuevo su cercanía a EH Bildu y a los postulados de ETA con su ausencia también en el acto celebrado en Leiza.

Los socialistas navarros viven arrodillados al terrorismo de hace 20 años por mantener el puesto en Diputación y lo demuestran con una falta de empatía que lleva hasta humillar con el olvido el asesinato de un hombre de bien.

Lo hacen, además, de manera perfectamente sincronizada y con el desdén propio de los nuevos ricos, de esa gente que ha llegado al poder y está por encima del bien, pero cada día más cerca del mal.

Ni el PSN, ni el Gobierno foral, ni el director de Paz y Convivencia del Gobierno de Navarra, un tipo de nombre Martin Zabalza (75.000 euros al año) ni el locuaz vicepresidente Remírez, con sus cansinos y patéticos tuits con moralina, tuvieron tiempo ni decencia para recordar a José Javier Múgica en el 20 aniversario de su salvaje asesinato, pero sí la revolución francesa. ¿Se puede ser más tonto y ridículo?

Están todos, Remírez, Chivite, Alzórriz, Cerdán y compañía, demasiado ocupados en complacer a Bildu-ETA, en no molestarles, en asumir que sus actos fueron entendibles y en blanquear sus crímenes a marchas forzadas.

Nunca pactaré con Bildu, es un compromiso personal”, decía la farsante Chivite en campaña electoral. En unos días pasó no solo a pactar el Gobierno, las políticas y los presupuestos con los proetarras, sino que dentro del pack incluyó con gusto el olvido, la vejación de las víctimas de ETA y el desprecio más dañino a cambio de seguir cobrando cada mes.

Es bochornoso como el PSN ha comprado a paladas el discurso de la izquierda abertzale, como trabaja a destajo para promover que no fue tan malo lo que hizo ETA y mantener en todo momento esa equidistancia del “conflicto”, el sueño real de los jefes de la banda. 

¿Queda alguien en el PSN capaz de decir “ya basta” a renunciar a los principios más sagrados de la defensa de la vida y la libertad a cambio de 4 puestos y el sueldo a final de mes?

Los jefes del PSN, esta sí la nueva banda de Navarra, no tienen pudor ni vergüenza. Pero tienen el puesto y el poder.

Auténticos vendidos. A su tierra y a los que dieron su vida para que ellos pudieran defender sus ideas, aunque ahora sean las contrarias.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno de la vergüenza y el PSN 'olvidan' a Múgica para no molestar a EH Bildu