Opinión /

El juez Otamendi salva a Osasuna

Por Editorial 13 enero, 2016 - 7:00

De confirmarse su no imputación, el club rojillo eludiría la posibilidad de un hipotético descenso administrativo

Un balón de oxígeno para Osasuna. Una tabla de salvación. Todos los tópicos del periodismo deportivo adquieren significado para glosar la decisión del juez Fermín Otamendi de rechazar la imputación de Osasuna por los delitos de corrupción deportiva supuestamente cometidos por exdirigentes y exempleados.

De confirmarse –el fiscal y la Liga de Fútbol Profesional (LFP) pueden recurrir ante la Audiencia de Navarra–, la resolución judicial supondría un bálsamo para el club rojillo, puesto que eludiría la posibilidad de ser descendido administrativamente por la LFP en el caso de que se dictase una sentencia condenatoria por los presuntos amaños de partidos.

En contra de lo solicitado por el Ministerio Fiscal y la acusación particular ejercida por la LFP, que habían abogado por la imputación como persona jurídica, el juez afirma que Osasuna “no puede ser considerado autor de ningún delito de corrupción deportiva sino víctima de los ilícitos comportamientos que, indiciariamente, han protagonizado algunos de sus directivos y empleados”.

Una vez despejada la situación procesal de Osasuna, que continuará como acusación particular, la investigación judicial sobre el extravío de al menos 2,4 millones de euros de las arcas del club rojillo está tocante a su fin. Habrá que ver cuántos de los 27 imputados se sientan finalmente en el banquillo de los acusados por su responsabilidad en los delitos investigados. Con absoluto respeto a la presunción de inocencia, solo cabe ahora esperar que caiga todo el peso de la ley sobre quienes utilizaron el Club Atlético Osasuna para su provecho personal.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El juez Otamendi salva a Osasuna