Opinión /

Expresiones culturales de la izquierda radical

Por Editorial 08 febrero, 2016 - 11:35

Dos titiriteros están en prisión por un delito de enaltecimiento del terrorismo y en Pamplona un juez investiga al autor de una obra por un delito contra los sentimientos religiosos
 

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ordenó el sábado el ingreso en prisión provisional sin fianza de los dos titiriteros detenidos en Madrid por ensalzar a ETA durante la representación de un espectáculo de marionetas programado por el Ayuntamiento madrileño con motivo de las fiestas de Carnaval.

En Pamplona, el pasado 18 de enero, un juez admitió a trámite la querella interpuesta contra el artista Abel Azcona a raíz de la exposición en la que exhibió 242 formas consagradas creando la palabra "pederastia".

Ambas manifestaciones culturales radicales constituyen una ofensa gratuita e innecesaria a las víctimas del terrorismo y a los ciudadanos que profesan la fe católica y, en el caso de Madrid, atenta además contra la protección de la infancia.

En los dos supuestos, asimismo, se da la circunstancia de que esas representaciones contaron con la colaboración pública, puesto que la responsabilidad final recaía en las concejalías de Cultura de los ayuntamientos de Pamplona, con una edil de Bildu,Maider Beloki, al frente, y Madrid, con una concejal de Ahora Madrid (Podemos) a la cabeza.

Resulta intolerable que, con cargo a los presupuestos, se permita la exhibición o representación de supuestas obras artísticas radicales y ofensivas contra las víctimas de ETA y  los sentimientos y creencias religiosas.

La libertad de expresión artística en modo alguno ampara ni la exhibición ante niños de acciones violentas, como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez, el apuñalamiento de un policía, la violación de una monja y el apuñalamiento posterior con un crucifijo, ni la exhibición de una pancarta con la leyenda "Gora Alka-ETA", es decir, "Viva Al Qaeda-ETA"; ni en el caso de Pamplona la comisión de actos sacrílegos.

Independientemente de las responsabilidades penales, que deberán ser depuradas por los tribunales, no cabe duda de que, por acción u omisión, existen responsabilidades políticas por parte de los ayuntamientos que consienten y organizan estos denigrantes espectáculos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Expresiones culturales de la izquierda radical