Opinión /

Criterios objetivos para la publicidad institucional

Por Editorial 21 abril, 2016 - 10:20

El partido de Uxue Barkos se opone a que todos los medios navarros reciban anuncios oficiales de manera equitativa
 

La Comisión de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia ha aprobado con los votos a favor de UPN, PSN, I-E y PPN, el único voto en contra de Geroa Bai y las abstenciones de EH Bildu y Podemos, una resolución por la que se insta al Gobierno de Navarra a “repartir de forma equitativa y transparente, en función de parámetros cuantificables, medibles y abiertos, la partida o partidas disponibles de publicidad Institucional en soporte prensa e Internet”.

La resolución aprobada no puede ser más impecable, justa y equitativa. La publicidad institucional, sufragada con los impuestos de todos los contribuyentes navarros, debe ajustarse a criterios objetivos de medición de audiencias. Para los medios impresos existe OJD y para los audiovisuales la vara de medir debe ser el Estudio General de Medios (EGM). 

Los medios de Internet cuentan hoy con Comscore que ofrece con exactitud indicadores de la audiencia en Internet que certifica el número de usuarios únicos y de páginas visitadas con toda fiabilidad. No hay trampa ni cartón.

Sorprende, o quizá no, que Geroa Bai, el partido de Uxue Barkos, quiera impedir a toda costa que todos los medios de Navarra reciban publicidad institucional de manera equitativa y de forma transparente en función de su audiencia.

Por el momento, la dirección general dirigida por Pello Pellejero ya ha comenzado a insertar publicidad sin criterio y de forma arbitraria, sin tener en cuenta la audiencia de los medios, sino sus simpatías personales. De hecho, de forma deliberada, Pellejero ha obviado a medios con más audiencia para beneficiar y favorecer a otros con datos inferiores, especialmente en Internet.

Por encima de filias y fobias, de sectarismos y amiguismos, el Parlamento de Navarra debe controlar y vigilar que el Gobierno foral no use y abuse de la publicidad institucional para caer en la tentación de beneficiar a los medios afines y marginar a los críticos. En democracia solo cabe una opción: estudios e índices objetivos y cuantificables para insertar la publicidad oficial.

Todo lo demás se inserta en el totalitarismo de un gobierno que es todo menos transparente


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Criterios objetivos para la publicidad institucional