Opinión /

Barkos pierde la querella

Por Editorial 05 febrero, 2016 - 7:00

La juez da un rapapolvo jurídico a la presidenta del Gobierno y a su asesoría jurídica, que pagamos todos. 
 

La presidenta Uxue Barkos se ha retratado al interponer, y perder, una querella por unas consideraciones subidas de tono, desafortunadas, y propias de un calentón, pero que en ningún caso constituían, ni de lejos, una amenaza futura, real, seria y determinada. Para la juez, las expresiones "me la devolverás en vida" y "cobarde" no son constitutivas ni de amenazas, ni injurias ni de un delito de falta de respeto debido a la autoridad.

Con la querella, Barkos ha demostrado tener la piel muy sensible a las críticas y no ha dudado en poner a su servicio todos los resortes legales de la Administración, como la Asesoría Jurídica del Gobierno de Navarra y el Gabinete de Prensa que pagamos todos. 

Debemos resaltar que el Gobierno de Navarra no ha hecho público el archivo de la querella cuando, en cambio, sí que publicó en su propia página web y difundió a través de su Servicio de Comunicación la interposición de las acciones penales con todo tipo de alardes informativos.

El archivo, además, lo conocía el Ejecutivo desde los primeros días de enero. Todo un ejercicio de transparencia por parte del cuatripartito de Barkos.

A la vista de los contundentes argumentos de la juez, salta a la vista que los hechos no tenían la más mínima base para la presentación de una querella. Desde el punto de vista jurídico, el rapapolvo es de consideración para los servicios jurídicos del Gobierno de Barkos.

"No concurren los requisitos jurisprudencialmente exigidos en cuanto al delito de amenazas. Es necesario que para ello se anuncie un mal serio, real y perseverante y es necesario que ese mal sea futuro, injusto, determinado y posible, lo que no se da en la expresión 'me la devolverás en vida'". Así de tajante se muestra la juez.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Barkos pierde la querella