Opinión /

Asirón contra el comercio local

Por Editorial 29 Enero, 2018 - 10:43

El plan de amabilización del centro de Pamplona ha resultado un rotundo fracaso, pero Bildu responde con ataques a los comercios. 

Decenas de comercios de Pamplona muestran carteles en contra de los cambios de tráfico impuestos por el Ayuntamiento de Pamplona. PABLO LASAOSA
Decenas de comercios de Pamplona muestran carteles en contra de los cambios de tráfico impuestos por el Ayuntamiento de Pamplona. PABLO LASAOSA

El Ayuntamiento de Pamplona decidió implantar hace unos meses un sistema de control y acceso a los vehículos al Casco Antiguo y el Ensanche de Pamplona.

Con la excusa de "amabilizar" el espacio, se lanzaron a cerrar a cal y canto la llegada de ciudadanos al centro de la ciudad, sin pactar ni negociar con vecinos, asociaciones o comerciantes, que en todo momento mostraron su recelo sobre la ocurrencia de Asirón, Bildu y el cuatripartito nacionalista.

La endofobia que el concejal Armando Cuenca siente por Pamplona se reflejó en un absurdo plan que ha conseguido en pocos meses lo nunca visto: unir a todos los comercios del Casco Antiguo y el Ensanche, incluidas grandes superficies y pequeño comercio, contra un plan ridículo y sin sentido en calles que funcionaban sin problema ni queja alguna.

Los comerciantes han contabilizado más de 10 millones de euros de pérdidas en facturación y más de 100 personas despedidas gracias a los caprichos de un cuatripartito desnortado, que ha comenzado ahora una campaña de ataque contra los comerciantes de la ciudad. 

Uno de los responsables de Bildu en Pamplona y mano derecha de Asirón en el consistorio, simplificó al estilo abertzale el problema que ellos mismos han creado: "todos son la derecha y el régimen".

En otros tiempos, los cócteles molotov no hubieran tardado en volar sobre los comercios que han colocado carteles de protesta, pero ahora sólo queda el insulto y la coacción a través de las redes sociales

La ciudadanía, incluyendo los comercios, le han perdido ya el miedo al grupo de radicales que gobierna Pamplona con el apoyo de Geroa Bai (PNV), Aranzadi (Podemos) e Izquierda Unida. Han dicho basta a su manera, han protestado de manera cívica y rotunda, se han cansado de los engaños municipales, que esconden en realidad conseguir el objetivo del nacionalismo vasco para Pamplona y Navarra: cuanto peor, mejor. 

Es cierto que los males del comercio local no pasan exclusivamente por la "amabilización" de Asirón, pero es de una evidencia sin discusión que el plan marcado por el alcalde abertzale no ha hecho sino añadir, todavía más, dificultades y reticencias de los ciudadanos para acceder al centro de la ciudad. Mientras, los grandes centros comerciales de la Comarca de Pamplona aplauden y celebran sus datos de ventas de los últimos meses. 

Una cosa es peatonalizar y otro impedir llegar al centro de la ciudad a golpe de multa, policía y cámaras de vigilancia

No se puede ser más "amable". 

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Asirón contra el comercio local