Opinión / Periodista, aficionado al cine y las series.

El Señor esté con Whitney

Por David Gracia 28 septiembre, 2017 - 17:12

'La llamada' llega a los cines precedida de un gran éxito en su versión teatral y como un soplo de aire fresco para la comedia española.

Fotograma de La llamada, la película de Javer Ambrossi y Javier Calvo.
Fotograma de La llamada, la película de Javer Ambrossi y Javier Calvo.

Llegar virgen a 'La llamada' supone adentrarse en una montaña rusa de risas, sorpresas y emociones. La primera película de Javier Ambrossi y Javier Calvo como directores está llamada a ser el 'sleeper' de la temporada: comenzó en mayo de 2013 como un pequeño musical en el hall de entrada del Teatro Lara, el éxito de público fue tal que la obra saltó al escenario principal colgando el cartel de 'no hay billetes' y ha acabado pasando ahora a la pantalla grande como una de las películas más esperadas del año.

Para no destripar el argumento y conservar esa sensación de asombro, es suficiente saber que 'La llamada' sigue a dos jóvenes amigas que pasan el verano en un campamento católico organizado por una congregación religiosa mientras intentan sacar adelante un grupo musical de electrolatino.

Una cocinera que abastece de droga a las internas, una monja bailarina y Dios cantando por Whitney Houston son algunos de los elementos de una película que podría haber caído en la blasfemia y la provocación, pero no lo hace gracias a la ternura y la autenticidad que derrochan cada uno de los personajes principales. Dicen que los caminos del Señor son inescrutables y las cuatro protagonistas así lo acaban demostrando dejándose guiar por la fe en sus sueños y pasiones.

Ambrossi y Calvo, 'los Javis', han aprovechado su dilatada experiencia como actores para escribir unos personajes redondos con los que es increíblemente sencillo empatizar. Después Macarena García, Anna Castillo, Gracia Olayo y Belén Cuesta sacan chispas a estas mujeres y bordan sus interpretaciones. Mención especial merece ésta última y el candor y la inocencia de la hermana Milagros a la que da vida; no es casualidad que las películas de Belén Cuesta se hayan convertido en algunas de las mejores comedias españolas de los últimos años.

A nivel visual, 'La llamada' pasa con creces el complicado salto de un escenario teatral a una pantalla de cine. Sus directores han logrado imprimirle movimiento y mucho ritmo gracias en parte a un montaje atrevido y a unos números musicales que ruedan sin estridencias, pero con contundencia.

'La llamada' ya ha despertado los aplausos del público que acudió a verla al teatro y ha conseguido el aval de la crítica en su preestreno en el Festival de San Sebastián. Ahora le queda 'evangelizar' las salas de cine de toda España a partir de este viernes 29 de septiembre.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Señor esté con Whitney