Opinión / Periodista, aficionado al cine y las series.

Expectativa gigante, pequeña decepción

Por David Gracia 25 septiembre, 2017 - 10:30

El Festival de San Sebastián ha acogido el estreno de 'Handia', la película más esperada del cine vasco en los últimos años.

Fotograma de la película Handia, de los directores Aitor Arregi y Jon Garaño.
Fotograma de la película Handia, de los directores Aitor Arregi y Jon Garaño.

Jon Garaño y Aitor Arregi, los creadores de la alabada película 'Loreak', han estrenado en el Festival de San Sebastián su nuevo y esperado proyecto: 'Handia'.

La película recrea los días del conocido como 'gigante de Altzo', un guipuzcoano del siglo XVIII que sufría acromegalia y llegó a medir 2'42 metros de altura, por lo que fue llevado por toda Europa como una atracción de feria.

Tras la frescura del drama de 'Loreak', sus creadores han asumido mayores riesgos cinematográficos afrontando un proyecto de época, rodado en euskera como sus anteriores trabajos y centrado en unos hechos reales. Y en el apartado técnico, la película cumple con las expectativas; pero en el argumental, se queda corta.

'Handia' se pierde entre la historia de un gigante que se rechaza a sí mismo y los anhelos de un joven que vive bajo la sombra de su hermano. Un guión bicéfalo que no acaba de hacer sentir al espectador como real la relación de estos dos hermanos y sus padecimientos.

Lastrada por esa ligazón a los hechos históricos y la estructura de algo tan inalcanzable como resumir una vida en dos horas, la película 'Handia' no acaba de explotar a sus protagonistas y ni mucho menos a los personajes secundarios. El proyecto que estaba llamado a ser un gran paso para el cine hecho en el País Vasco se queda en un saco de huesos muy sugerente, pero vacío de alma.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Expectativa gigante, pequeña decepción