Opinión / Especializada en política vasca y el análisis parlamentario.

De Venezuela a Reino Unido pasando por Grecia

Por Charo Zarzalejos 17 junio, 2016 - 8:08

Unas horas antes de que Mariano Rajoy se emocionara viendo un campo de alcachofas, Londres informaba a Moncloa de la visita de Cameron a Gibraltar.

Las encuestas indican que la mayoría de los británicos son partidarios del abandono de la UE y cuando las cosas se ponen feas no hay que desperdiciar el más mínimo resquicio. Cameron se ve bailando en el alambre y de ahí que quiera convencer a sus compatriotas con acento andaluz del drama que para ellos, los gibraltareños, supondría el triunfo del no a la UE.

Hasta ese momento, el propio Cameron había pedido a sus homólogos europeos que mantuvieran distancia respecto al referéndum, pero, ya con el agua al cuello, ha pedido un poquito de árnica y de ahí la declaraciones de Rajoy poniendo encima de la mesa los desastres que traería para todos un eventual adiós del Reino Unido a la UE. Para no echar leña al fuego, el Gobierno ha protestado, pero en bajito, por la visita del primer ministro británico a Gibraltar, anacronismo absoluto en donde los haya.

Así las cosas, la campaña ha cobrado un ligero toque británico que alcanzará sus máximos el próximo día 24. El famoso Brexit llega después de que Venezuela se colara con cierto ímpetu en la campaña electoral. La presencia de Albert Rivera ha sido la más comentada y valorada, mientras que Podemos casi no puede disimular la risa floja que le entra cuando sus adversarios tratan de desprestigiarle por sus contactos, amistades y dineros venezolanos. Les entra casi la risa floja porque, a efectos electorales, es algo descontado.

No les hace daño. Con dineros o sin ellos no deja de ser llamativo y que si debiera ser tenido en cuenta es que hasta el momento presente, nadie de la formación de Unidos-Podemos ha tenido el coraje de salir y pedir oficial y públicamente la puesta e libertad de los 114 presos políticos que Maduro mantiene en la cárcel sin que se le mueva un pelo del bigote. El silencio es tan increíble por cierto.

Hasta que hemos llegado al Reino Unido, hemos hecho alguna que otra paradita en Grecia con bien se vio en el debate del pasado lunes. Lo de Grecia se entiende mucho mejor que todo lo demás. Es un ejemplo cercano y bien significativo de la distancia sideral que existe entre lo que uno promete y quiere y la realidad que se impone.

¡¡Quien le iba a decir a Tsipras que al final iba a ser un obediente socio de la famosa troica!!. ¡¡Quien le iba a decir que su discurso justificando la bajada drástica de pensiones se lo hubiera comprado el conservador mas conservador de Europa!!. La realidad se puede modificar pero lo que no se puede es jugar a que no existe.

Ignoro si la visita a Venezuela le va a dar o quitar votos a Rivera y no sé si lo que está ocurriendo en aquel país y lo que ha ocurrido en Grecia va a beneficiar o perjudicar a Podemos. Lo que sí sé es que no viene nada mal que, aun cuando estemos en campaña, no nos olvidemos de lo que nos rodea, de los acontecimientos que aun cuando los protagonicen otros, de un modo u otro, afectan a todos y a todos nos puede ocurrir lo que ahora muchos sufren o defienden, dependiendo de lo que se trate.

En España, afortunadamente, a nadie se le ha ocurrido referéndum alguno y el que esta por ahí revoloteando como es el catalán no se va a celebrar. Afortunadamente en España no hay presos políticos. Los que hay lo son porque se ha dedicado al crimen puro y duro por mucho que traten de envolverlo en reivindicar algo que nunca ha existido y, afortunadamente, España no es Grecia.

Aquí no podemos tirar cohetes porque la larga sombra de la crisis pende sobre nosotros y nuestras pensiones son bajas pero está garantizadas y la Sanidad -una de las mejores del mundo- tiene sus deficiencias pero ningún español tiene que llevar gasas y jeringas de su casa. Está bien que determinados acontecimientos se cuelen en campaña porque de la comparación, al menos en estos tres casos señalados, salimos ganando. Ahora se trata de mejorar.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
De Venezuela a Reino Unido pasando por Grecia