Opinión / La vida misma

Toma el dinero y corre, Asirón

Por César Martinicorena 28 marzo, 2019 - 11:07

Merece la pena la aventura de este medio. Crearla, mantenerla, hacerla exitosa frente a la mendacidad de unos y el silencio connivente de otros.

El alcalde de Pamplona Joseba Asirón junto al parlamentario de EH Bildu Adolfo Aráiz. EFE/Villar López
El alcalde de Pamplona Joseba Asirón junto al parlamentario de EH Bildu Adolfo Aráiz. EFE/Villar López

Echenle primero un vistazo a la noticia: La justicia tumba todo el reparto de publicidad de Asirón y Bildu a los medios por dejar fuera a NAVARRA.COM

Cuatro milloncejos de euros tienen la culpa. Cuatro milloncetes repartidos entre medios  amiguetes, los unos, y conniventes, los otros, estos últimos con mayor pecado. El tribunal Superior de Justicia de Navarra acaba de decirle al alcalde Asirón     que no puede disponer del dinero de todos los pamploneses como le salga de las narices.

Este medio, Navarra.com, quedó fuera del reparto monetario en el periodo 2015/ 19 cuando cumplía, de hecho y derecho, todos los requisitos para recibirlo. Ese 2015, con la llegada de Bildu, el alcalde y su secuaz, Alberto Gil, deciden cambiar los criterios para llevar a cabo dicho reparto aduciendo una apuesta por la “pluralidad”- y los míos, trentaytrés- pero sin cumplir ni uno solo de los requisitos exigibles para ejecutar una adjudicación de este calado.

Medios de los que usted y yo no conocemos ni el nombre- los contenidos sí, evidentemente- se han forrado a costa de todo contribuyente. Básicamente, se han repartido entre los dos de siempre y unos cuantos más que llevan mogollón de kas y te-equis en cabecera y titulares.

Este embudo dinerario no es distinto al cultural, administrativo e ideológico del que gozamos en nuestro terruño a día de hoy. El que así dispone no tiene otro pito que tocar que sangrar las arcas públicas en pos de una mierda de Arcadia soñada. Todo vale y, si a este proceder le sumamos el ramplón conservadurismo melifluo del antaño gran medio navarro que debería haber puesto el grito en el cielo junto a Navarra.com, llegamos a un final de manual como el que ha sentenciado el alto tribunal del Viejo Reyno. A ellos ni les va ni les viene. No es su guerra. Ya cobran. Pero lo pagarán. De hecho, ya lo están haciendo.

Debo confesar cierto orgullo por colaborar con toda humildad en un lugar donde se molesta sobremanera a este poder bovino. Quizá el recelo del historietador jesuíta con báculo provenga de que no soporta que no dispongamos de algunas secciones en euskañol- o batullano, elijan-. Quizá se deba a algún complejillo no resuelto en la niñez y que ahora aflora en forma de estafa y corruptela. Sea como fuere, los quehaceres del Alcalde y su segundón les van a costar a cada pamplonés un buen número de euros que, todo sea dicho, a ellos les va a importar tanto como a mí su salud mental.

El orgullo referido procede de conocer lo que ha costado y cuesta mantener esta página en capital económico y humano, horas de trabajo y esfuerzo por parte de todo el equipo. Por eso merece la pena la aventura. Crearla, mantenerla, hacerla exitosa frente a la mendacidad de unos y el silencio connivente de otros. Ese silencio que produce tristeza viniendo de quien en su día fue un referente en toda la nación. Del otro, del de la rotativa del PNV, no se puede esperar demasiado. Que sigan escribiéndose las cartas al director y todos contentos. Un vinito, patés y quesos del “dire”con la presidenta y cualquier problema se arregla en un santiamén. Que paguen y que la justicia haga honor a su nombre. Eso es todo.

Acabando de leer la noticia y comprobando la posición del otrora gran medio de nuestra autonomía me ha venido a la cabeza un genial chiste del eterno Jaimito. Éste, con poca gana de ir al cole, llama al director del mismo impostando la voz.

- Buenos días. Llamaba para decirles que Jaimito no podrá ir hoy al cole. Le duele mucho la tripa.

- No hay problema. Que se mejore el mocete. ¿Con quién tengo el gusto de hablar?-pregunta el director.

- ¡Con mi padre!

¡Tramposos todos!


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Toma el dinero y corre, Asirón