• miércoles, 06 de julio de 2022
  • Actualizado 12:29

Opinión / Desde el periscopio

Agur Indar Gorri Agur

Por Cartas desde mi submarino en el Arga 23 enero, 2022 - 9:42

La gente se piensa que pilotar un submarino es fácil porque debajo del agua no hay tráfico, ni bicis saltándose semáforos y todas las normas habidas y por haber y además puedes aparcar donde te parezca sin tener que interpretar el concierto de colores que tiene la zona azul de Pamplona. 

Pero no, pilotar un submarino se las trae y ya no te digo si decides realizar una incursión por lugares como el rio Sadar, que solo es navegable para submarinos cuando viene de crecida, como está ocurriendo estos días. 

Y nada, que puse rumbo al Sadar, que venía el Bilbao a jugar a Pamplona contra nuestro Osasuna y ese es un partido que procuro no perderme nunca. Atraqué el USS Foralico junto al puente que da acceso a la Upna y procedí con el periscopio dispuesto a no perderme ni un minuto de partido. Y ahí me llevé la primera gran sorpresa de la noche, que han hecho una grada nueva muy chula y ya no veo el campo, por mucho que despliegue el periscopio al máximo. Pero uno no llega a comandante de submarinos hundiéndose a las primeras de cambio, así que me puse el partido en el ordenador y abrí la escotilla con el fin de disponer de sonido en directo. 

Segunda sorpresa… traición!!!, los Indar Gorri se habían decantado claramente por el Athletic con sus canticos en la lingua cabreorum que como todo el mundo sabe es un sucedáneo del primitivo vascuence, sus ikurriñas que son las banderas del País Vasco, sus txapelas que son como nuestras boinas pero en tamaño de Bilbao y toda la parafernalia habitual de los ongietorris, un pájaro chungo que se parece un montón a los que salen en las películas de los nazis al que llaman el marranoberza, las típicas pancartas del futbol vasco en las que se pide que traigan a los presos, que no se los lleven, que los lleven a casa, que ahora a la calle, que no los encierren, que los suelten, que… vaya lío que se traen esta gente con los chicos de la gasolina y del tiro en la nuca. 

Tercera sorpresa, los Indar Gorri tenían que ir o muy fumados, o muy perjudicados por el alcohol, o muy puestos en alguna de esas marranadas que ahora se meten algunos por cualquier sitio… aunque el desvarío era de tal envergadura que quizá lo que estaba ocurriendo es que habían sustituido a la afición rojilla de graderío sur por un grupo de referencia del colectivo Tarados Sin Fronteras, que cogen a los más zumbados de cada país y los pasean por diferentes puntos del globo terráqueo a ver si se desasnan. Porque hay que estar muy tarado para animar a tu equipo al grito de que saquen a unos terroristas de las cárceles. Que yo fui cocinero antes que fraile y también jugué al futbol. Y no me imagino a los padres de mi equipo animándonos al grito de ¡que saquen a la calle a los terroristas!. A mi al menos, más que ayudarme a correr más o a meter goles, me habría dejado helado y petrificado. No tengo duda de que en esa situación, mi madre que era de armas tomar habría cogido a mi padre y lo habría ingresado en el padre Menni de aquellos tiempos, lo que venía siendo el psiquiátrico del Dr. Soto. 

Bueno, al final perdió nuestro Osasuna por 1-3, resultado que aún se me antoja corto teniendo en cuenta que los nuestros jugaban contra los leones y con nuestra propia afición en contra. En contra de Osasuna y en contra de todo, del futbol, de las águilas tétricas a las que llaman marrano, de las boinas, de nuestros colores, de los cánticos osasunistas… que allá quedó la charanga de Marcilla. Eso si que era sentir y animar a los nuestros. 

Bajo el periscopio y procedo a ponerme el video del 0-4 al Madrid de hace una veintena de años, que hay que retirarse al camarote con buen sabor de boca… 

Cmte. Xavier de Zumalacarregui

Comandante en jefe del submarino USS FORALICO


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Agur Indar Gorri Agur