Opinión / Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

La crisis y la clase media

Por Carmen Tomás 07 mayo, 2016 - 23:08

La crisis económica que comenzó en España con toda crudeza en 2008 dejó en la cuneta a más de 3 millones de españoles, los mismos que fueron expulsados de la clase media.

Parecía de Perogrullo pensar que el desempleo brutal que se ha soportado en España en los años de crisis ha sido la causa de todos los males. Ahora lo ha confirmado un informe del servicio de estudios del BBVA.

Concretamente, el estudio señala que, a pesar de las políticas públicas, la falta de oportunidades de empleo y la caída de los ingresos ha expulsado a cerca de tres millones de españoles de la clase media. La falta de un puesto de trabajo ha estado detrás del aumento de la desigualdad y por supuesto de la pérdida de la vivienda por la imposibilidad del pago de la hipoteca o del desahucio por falta de pago de la renta de alquiler. Sin olvidar la frustración personal y la falta de expectativas para desarrollar un camino.

Por todo ello, es una buena noticia que España esté creando empleo y cada vez más de una cierta calidad. Concretamente en abril, según datos que conocimos este jueves, se crearon casi 160.000 empleos y el paro se redujo en casi 83.600 personas. Cierto que aún son 4 millones de españoles los que están en las listas del desempleo, personas con nombre y apellidos que buscan respuestas. Por eso es muy importante que se refuercen las medidas tomadas en la reforma laboral y no haya retrocesos en este campo.

La reforma laboral como señaló hace unos meses un informe del BBVA fue una buenísima decisión que lejos de derogarse, debería mantenerse e incluso profundizar en ella. De hecho, de haberse tomado en 2010, se habrían dejado de perder más de dos millones de puestos de trabajo. Con la reforma se cambió algo que parecía imposible, algo secular e inamovible: que en España el empleo no crecería si la economía lo hacía a tasas del 2-2,5 por ciento y que las crisis para las empresas sólo tenían una solución, los despidos masivos.

Desde 2012, cuando el gobierno aprueba la reforma, se frena la sangría y comienza una etapa de negociación por empresa y no por sector que evita la pérdida de muchos cientos de miles de puestos de trabajo. Ahora nos enfrentamos a unas nuevas elecciones en las que, según las encuestas, van a tener que producirse alianzas para poder formar gobierno.

Creo que en este sentido es muy importante la mayor claridad sobre lo que se piensa hacer en el mercado laboral. Somos sí, el país de la eurozona que más empleo genera, pero aún hay cuatro millones de personas esperando una solución.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La crisis y la clase media